Opinión

Art.1.1

Exterior del Congreso de los Diputados, donde se celebra esta mañana el acto institucional por el Día de la Constitución.

Cada año le veo menos sentido a esto de celebrar el Día de la Constitución habida cuenta de que nuestra país se aleja, año tras año, del modelo de Estado que pretendía la Carta Magna. Me aburren hasta el hartazgo las vacías declaraciones de la mayoría de los políticos loando un texto constitucional que ni cumplen ni respetan.

Me parece mucho mas coherente la actitud de los diferentes partidos y gobiernos autonómicos secesionistas, que manifiestan abiertamente su desprecio hacia la Constitución y, por tanto, no engañan a nadie ni blanquean su animadversión hacia España.

No obstante sí desprecio de ellos la falta de coherencia que supone que participen en el Gobierno de un país al que no quieren pertenecer, que acepten los derechos que les otorga esa Constitución que no respetan, pero no sus obligaciones, y desprecio aún más su actitud chantajista ante un Partido Socialista dispuesto a poner en peligro principios constitucionales básicos para mantener en La Moncloa a un rehén títere, precisamente, de los que no aceptan la Constitución.

Tampoco los partidos en la oposición, trufados de corrupción, de liderazgos impuestos a dedo y de pugnas internas para hacerse con el poder a cualquier precio, permiten albergar demasiadas esperanzas sobre el futuro constitucional del país.

El balance final para el ciudadano es incluso más desesperanzador, con una España cada año más injusta, desigual, inmoral y empobrecida. Cada día más alejada de ese modelo constitucional por el creciente número de artículos de la Carta Magna que siguen sin cumplirse y, lo que es todavía peor, que cada año están más lejos de hacerse realidad.

A la ruptura del modelo constitucional ayuda la preeminecia de una oligarquía económica que prostituye la soberanía nacional teniendo a sueldo a gran parte de la clase política y a los grandes medios de comunicación con un único fin: acumular cada vez más renta en sus manos empobreciendo a cada vez más españoles.

Quien quiera creerse que esos millones de españoles que no llegan a final de mes son libres, se miente a sí mismo.

El primer artículo de la Carta Magna, en su primer apartado (Art.1.1) define a nuestro país como a un Estado social y democrático de Derecho, “que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”.

¿De verdad alguien cree que estamos cada año más cerca de alcanzar esas metas?


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Opinión

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.