Opinión

Dictadores bananeros

Pedro Sánchez (i) y el general Francisco Franco.

Con lo de sacar a Franco del Valle de los Caídos, este Gobierno “progresista” se convirtió en el mejor aliado de la dictadura. Ahora, con el anteproyecto de “Ley de Memoria Democrática”, anima a los que no conocieron esa dictadura a significarse de un lado o de otro sobre lo que no vivieron. De esta forma, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, por este orden, se aseguran de reabrir las fracturas de la España invertebrada.

Es cierto que el fingido “progresismo” ha utilizado de forma recurrente la figura del dictador Francisco Franco para que los españoles nunca miremos a donde tenemos que mirar, y mientras el covid sigue infectando libremente a todo el país gracias a las torpezas cometidas por el Gobierno -y apoyadas por la oposición- durante el desconfinamiento, mientras la economía nacional sigue deshaciéndose a pedazos y el desempleo va camino de convertirse en un estado natural del trabajador español, al Gobierno lo que le preocupa es borrar cualquier huella que recuerde la Guerra Civil, la derrota republicana, al general Franco y, por supuesto, los 40 años de absolutismo.

En el vehemente desatino que supone esta inconstitucional mamarrachada de futura ley, lo que pretenden Sánchez e Iglesias es, esencialmente, prohibir a Franco.

Prohibir acordarse de él, prohibir cuestionar todo lo relacionado con él, prohibir su recuerdo, prohibir cualquier estudio de su época que se separe de la versión oficial y, sobre todo, evitar las odiosas comparaciones.

Porque si algo teme este Gobierno que se jacta de ser “democrático” y “progresista”, es que los españoles sigan utilizando la maldición hecha frase que muchos repiten cada vez con más frecuencia: “Esto con Franco, no pasaba”.

La futura “Ley de Memoria Democrática” alardea de todo aquello de lo que carece. De esa legalidad que, en realidad, carece del mínimo sentido común, de la idea de equilibrio y, sobre todo, del concepto de Justicia.
En ella la memoria está ausente. No es tal. La norma impone la amnesia nacional con sanciones penales, al igual que lo hizo la dictadura.

Y, en tercer lugar, el calificativo de “Democrática”. Ofensivo en esta norma lineal que obliga a un pensamiento único que no acepta discusión, incuestionable so pena de sanción. Indiscutible aun cuando los historiadores pretendan defender con datos empíricos algún aspecto de aquella dictadura que, en no pocas ocasiones, permite a los ciudadanos comparar sobre los políticos que teníamos y los que tenemos.

Lo que ni Sánchez ni Iglesias perdonan al dictador Franco es el que, desde su removida tumba, incluso ahora, pueda demostrar la actual ineptitud de nuestros gobernantes.

Y la gran venganza del general, también desde su tumba, es haber probado que no hace falta llamarse Franco para convertirse en un dictador bananero.


Valora este artículo
(2 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Opinión

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.