Opinión

Gana la casa

Alberto Garzón en una foto de archivo antes de convertirse en ministro.

El actual ministro de Consumo y excomunista, Alberto Garzón, se ha dejado la mitad de su ideología política en la primera decisión que ha tomado al frente de su cartera: la de intentar acabar, como prometió, con la publicidad de los juegos de azar y de las apuestas deportivas. Como suele suceder, la renuncia a las ideas también tiene precio.

El decreto prometido por el ministro, que asegura querer ser “muy honesto”, dista muchísimo de lo prometido en el acuerdo de Gobierno firmado con Pedro Sánchez, en el que se anunciaba una legislación similar a la que regula el alcohol y el tabaco, especialmente en una actividad que está fabricando jóvenes ludópatas a velocidad de vértigo.

Todo parece indicar que ni tan siquiera ha sido necesaria una actuación de lobby por parte del sector de las apuestas deportivas, y que ha bastado que la Agencia Tributaria haga cuentas sobre el pastizal que ingresa el Estado gracias a los juegos de azar.

Sin necesidad de ser un experto auditor, parece evidente que subir sueldos a los funcionarios, el salario mínimo, las pensiones y demás medidas tomadas alegremente para construir esa España social que nos han prometido va a salir, como siempre, del bolsillo de los que seremos agraciados con ese paraíso. Si para eso hay que sacrificar a unos cuantos miles de españoles facilitándoles que caigan en la ludopatía, pues todo sea por la causa.

Lo cierto es que el decreto que prepara el honesto ministro ha impuesto unas cuantas limitaciones de carácter casi simbólico ya que, por el momento, internet, que es donde más se mueven los jóvenes, queda fuera de cualquier regulación y seguirá siendo el salvaje Oeste. Garzón ni tan siquiera ha logrado reducir la emisión de la publicidad a horario nocturno y será a partir de las 20:00 horas cuando comience el bombardeo.

Además, los anuncios también serán de libre emisión cuando se produzcan eventos deportivos “relevantes”, en un país donde hace tiempo que se sustituyó el principio romano de “pan y circo” por el de solo circo, así que toca partido de fútbol día sí y día también.

Casi tiene gracia la velocidad con la que los “progres” de este Gobierno “progre” se están dejando su progresía a jirones ante el capital y ese neoliberalismo que tanto criticaron hasta hace pocos meses. Al honesto ministro de Consumo solo le falta el chalé en Somosaguas y mandar al chófer o a los escoltas a realizar labores domésticas para incorporarse con todos los honores a esa nueva forma de entender el progresismo.

No obstante y en su defensa, hay que reconocer que en un país donde todos los gobiernos han fomentado abiertamente la ludopatía y que hasta nos disfrazan como tradición navideña o como labor social el juego con la finalidad de ingresar más en impuestos, Alberto Garzón tenía perdida la batalla antes de empezar.

Si no hubiera vendido su alma, es seguro que Pedro Sánchez lo habría finiquitado como ministro. Al fin y al cabo, en este juego siempre gana la casa.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.