Opinión

Una opción peligrosa

El que la primera iniciativa legislativa del nuevo Gobierno “progresista” sea la futura ley de la eutanasia que comienza este martes su andadura parlamentaria, es bastante indicativo de por dónde van a ir los tiros en esta legislatura.

Las prometidas “iniciativas sociales” de las que tanto han alardeado socialistas y podemitas, tienen su primer reflejo en esa extraña obsesión de los autodenominados “progresistas” por facilitar la muerte a seres humanos.

Supongo que cargarse a los enfermos terminales es un modo tan válido como cualquier otro de descargar a la sanidad pública de gastos, aunque si nos planteamos la moralidad del tema, el asunto resulta bastante mas cuestionable.

Es cierto que la futura ley que te autorizará a matarte si padeces una enfermedad sin remedio, es promocionada desde el Gobierno de Pedro Sánchez como el medio de evitar padecimientos innecesarios a quienes no tienen remedio. Pero el auténtico peligro es la opción que se abre. Al entreabrir esa puerta, resultará mucho más fácil en un futuro próximo lo de ir ampliando los supuestos o relajando las condiciones que permitan a una persona decidir poner fin a su vida.

En una España tan vergonzante como la que nos describió hace un par de días el relator de Naciones Unidas para la Pobreza, no es buena idea legalizar medidas desesperadas en un país donde el número de gente desesperada aumenta casi tan rápido como la irresponsabilidad de la clase política.

El bulo que ha recorrido las redes sociales en estos días asegurando que Holanda preparaba una pastilla para que, quien lo deseara, pudiera quitarse la vida sin necesidad siquiera de tener que ir a la farmacia con una receta, ha actuado también como globo sonda. De hecho este tipo de fake new es la forma más barata de pulsar a la opinión pública sobre cualquier asunto espinoso.

Por suerte, las redes han reaccionado con un clamor popular que indica claramente a nuestros gobernantes que, aunque jodidos, aún no estamos preparados para morir.

El Gobierno “progresista” debería tener mucho cuidado con abrir una puerta que, tal vez, ya no pueda cerrar en el futuro; o prefiera abrir más. Tras los enfermos terminales pueden venir enfermos menos terminales, o los que resultan más caros de mantener con vida para las arcas del Estado.

Incluso, podemos llegar a relativizar tanto el valor de la vida para cumplir los objetivos de déficit que cualquiera sirva para aligerar la factura. Al fin y al cabo, desde que nacemos, todos somos terminales.


Valora este artículo
(2 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Opinión

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.