Herramientas de Accesibilidad

Skip to main content

El negocio del hambre

Opinión

Domingo, 23 de Junio de 2024
Por Fernando Madariaga

Seguimos dándonos de boca contra un muro de hormigón y seguimos sin querer ver que los problemas que nos traslada nuestra clase política no son nuestros problemas, y que las recetas que presentan para solucionarlos son auténticas sandeces.

La última estupidez que ha llamado mi atención ha sido la brillante idea del Gobierno central de suprimir el iva del aceite de oliva. Por supuesto, muchos meses después de que la media docena de grandes cadenas de alimentación y de los fondos buitres que hay tras ellas, se hayan hecho más multimillonarias engañando y empobreciendo a los consumidores.

¿De verdad somos tan estúpidos como parecemos?

El iva a cero en el aceite de oliva significará una rebaja para el ciudadano que no superará los cincuenta céntimos, lo que obviamente supone que las decenas de millones de euros que recaudaba Hacienda por este impuesto, ahora los cobrará en cualquier otro producto o servicio para que paguemos ese mismo iva por otro concepto.

Hay algo que debe quedar muy claro al ciudadano, el Gobierno jamás rebajará su ritmo de ingresos, nos los cobrará por “A” o por “B”, pero nos lo cobrará.

Al igual que sucedió con la reducción de otros ivas en productos alimenticios básicos y al igual que está sucediendo con el fraude de la ley de la cadena alimenticia, cualquier reducción fiscal sobre los alimentos se traducirá en mayores ingresos para los fondos buitre que están tras las grandes cadenas de alimentación.

No hace falta ser John Maynard Keynes para ver que nuestros sistema político y económico está diseñado para que los más privilegiados lo sean aún más a costa de empobrecer a la mayoría.

El aceite de oliva apenas bajará y, desde luego, jamás volverá al precio real que tenía antes de que estos especuladores hijos de puta convirtieran el hambre en un negocio.

Y los partidos políticos, da igual del signo que sean, no harán nada por impedirlo, porque estos nuevos señores feudales que se reparten el mundo son los que financian nuestro corrupto sistema de poder y mientras no tengamos políticos decentes y valientes dispuestos a pelear, nosotros, los ciudadanos pringados, solo seremos la vaca lechera que alimenta su negocio.

Lo he dicho mil veces, nuestro problema es la corrupción.


Comentarios potenciados por CComment


Por Fin