Imprimir esta página

Milton

Operación retorno

Siempre he creído que a la gente le pesa demasiado eso del final del verano y la vuelta a la normalidad. Sin embargo, con mi habitual optimismo, les animo a ver la botella medio llena y a pensar en los aspectos positivos que tiene este nuevo episodio de nuestra aventura vital.

Piensen que tendremos la oportunidad de que nuestros amigos y conocidos nos cuenten sus vacaciones y, tras una breve explicación de varias horas, apoyado gráficamente por las 13.438 fotos hechas con el teléfono y la veintena de videos movidos, sabremos minuto a minuto lo bien que lo pasaron en Benidorm, lo que comieron en cada chiringuito cada día, lo de la paella para dos que compartieron dieciocho, además de los precios en carta, incluyendo comparativas macroeconómicas con los del lugar de residencia de los veraneantes.

Y mientras ella cuenta a sus amigas qué famosos vio en los conciertos de verano, él exagerará ante sus amigos, de forma discreta eso sí, lo de las titis en bikini que había tiradas por las playas. Lo del pecaminoso intercambio de miradillas lascivas con la voluptuosa brasileña de la hamaca de la izquierda, y esa inocente conversación sobre lo fría que estaba el agua, en la que ella le dijo llamarse Regina, aunque admitió finalmente que antes de la operación era Nicanor.

Pero nuestro amigo, turista profesional de clase A, nos explicará que lo importante es la persona, con o sin silicona, aunque el siguiente día cambiará de hamaca para que Puri no le pregunte por qué aquella mulata brasileña, que obviamente es un hombre operado, le saluda tan efusivamente con la mano.

Y, acodados en la barra del bar de todos los días, cervecilla redentora en mano, los receptores del interesante relato vacional fingiremos sorpresa, asombro y cierta envidia sana ante las inenarrables aventuras de Puri, Manolo y los niños en esos diez días vividos en la siempre apasionante Benidorm.

Sin olvidar que esta familia tiene suerte para todo, que dice Manolo que la operación retorno, sin problema, que solo cogieron ocho horas de atasco y ya estaban en Madrid.

Para mí que exagera por impresionarnos.

Comentarios potenciados por CComment