Milton

El Metaverso

Vamos a ver, yo sé que han escuchado lo de que Facebook va a dejar de ser Facebook y va a progresar hacia la versión del futuro de Internet, el Metaverso. Soy consciente de que muchos lectores tienen dudas sobre este concepto tan abstracto y hasta se preguntan si eso desgrava. No se preocupen yo se lo explico.

El Metaverso no es necesariamente, como dicen los informáticos, un mundo virtual. En un mundo virtual lo que hay es eso, virtud. ¿Y quién se quiere ir de fiesta con una exuberante valkiria virtuosa? Es como irse a Huelva y llevarse las gambas.

El Metaverso es tu propio universo, pero digital. Ya saben, que se toca con los dedos, en plan guarruno. En un auténtico Metaverso, como será el mío, el interventor de mi sucursal de Abarca y Devora Ltd. Bank me secuestra y me obliga a firmar un préstamo sin interés y en el que, además, el banco me cobra comisiones si se me ocurre devolver un solo euro.

En el Metaverso, Elsa Pataki y Scarlett Johansson luchan en el barro con camisetas mojadas para disponer de mi cuerpo a su voluntad, mientras Julia Roberts me pone una cadena de quioscos de chuches en La Alameda y Angela Merkel me hace llamadas lascivas, pero anónimas, a mi teléfono móvil.

Ese mundo alternativo que es el Metaverso permite a su titular que la Agencia Tributaria le devuelva dinero aunque la declaración de la renta te salga a pagar, y que el rey emérito se equivoque de número de cuenta y te ingrese los 60 millones de euros y que Corinna se quede compuesta y sin novio.

En el Metaverso, los discursos de Pedro Sánchez no duran más de 15 minutos y no pronuncia ni una sola vez la palabra "resiliencia". Pa nota.

Además, Pablo Casado se hace rapero y Begoña Villacís me llama varias veces cada día para que me fugue con ella. Creo que, aunque me duela, tendré que pedir una orden judicial virtual de alejamiento.

¡Ah! y en el Metaverso, la vacuna contra el covid no la fabricaría Pfizer sino Viagra Corporeichon, los únicos capaces de ponerle dura la cosa al coronavirus.

Porque tu Metaverso te permite crear tu propia realidad que, como les he explicado, no hace falta que sea virtual gracias a un algoritmo. Y para los que no estén puestos en el tema, un algoritmo es solo una música que tiene algo de ritmo, pero sin pasarse.

Pero lo mejor del Metaverso es que, una vez que apagas el ordenador, descubres que todo es mentira y que tu existencia es tan cutre y miserable como siempre. A ver si se cree Begoña que me voy yo a fugar con la primera que pase por la calle.


Valora este artículo
(3 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.