Milton

El hoyo

Pues estaba pensando que ahora que han sacado al invicto caudillo del Valle de los Caídos y puesto que el agujero se ha quedado vacío, el Gobierno puede hacer hacer dos cosas: o recalificarlo para construir un parque temático de la memoria histórica, o cedérmelo a mí para que reposen mis restos cuando termine el preclaro liderazgo de mi régimen.

Lo del parque no es muy buena idea, porque hoy no eres nadie si no le pones un beach club, y en un Madrid, un beach club sin beach, resulta poco beach. Porque les confieso otra verdad cristalina, el día que los borjamaris descubran que el asfalto que rodea las terrazas de la Castellana no es lo que conocemos como playa, y que en el mar no hay ni carril bus, ni bici, ni semáforos, dejan de votar a Ayuso. De verdad.

Por eso, estimo que lo apropiado sería que Pedro Sánchez, aunque yo sé que a él le tira, me cediera el hoyo para que repose mi cuerpo inerte.

Hasta ahora, como siempre he dejado claro a mis amigos, yo no he querido ser enterrado sino incinerado, y que mis cenizas fueran esparcidas por el pasillo 9C del Leroy Merlín, “Bajantes y Canaletas”, lugar donde debe descansar el espíritu de los valientes.

Sin embargo, cuando Pedro dejó inhabitado lo del Valle de los Caídos, me percaté de que mi destino histórico estaba predestinado. Y allí podrían peregrinar todas las valkirias exuberantes que sientan el vacío que dejaré, a ser posible con faldas muy cortas. Y no lo digo porque imagine que sea verdad que hay otra vida tras la muerte, y yo poniéndome las botas mirando bajo la lápida cuando las gachís se coloquen sobre mi tumba para hacerse un selfie. Que esas cosas de guarrunos no las pienso nunca.

Hasta podrían enterrarme con un trozo de la barandilla del desparecido Milton Palace, justo donde me asía para arengar a las masas. Son las cosas del preclaro liderazgo.

Pues verán como al final, Pedro, que es un agonías de los de ni pa tí ni pa mí, no hace nada y llegan docena y media de rumanos, se meten de okupas en el hoyo, y ahora ve y desáhucialos. Un follón.


Valora este artículo
(4 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.