Milton

El final del estado de alarma

Qué contrariedad, ya que me había acostumbrado a vivir bajo el estado de alarma, ahora me dicen que se acaba el próximo 9 de mayo, y empiezo a sentirme como cuando terminé la mili, que ya no tenía motivo alguno a para poner a parir a mi sargento primero. Y, amigos, ahí es cuando se siente la amarga soledad.

Porque uno se levanta por la mañana, con su estado de alarma como Dios manda, y se acuerda de todos los difuntos del presidente del Gobierno de turno y de todos los ministros cuyos nombres recuerde, menos, por supuesto, de Irene Montero quien, una vez abandone a los niños, al perro, a Pablo Iglesias y se olvide de esas moderneces de las igualdades, se fugará conmigo a algún recóndito paraíso fiscal sin tratado de extradición. Aún no he decidido si será Guaro o Monda.

Y, volviendo a lo nuestro, lo de que te devuelvan tus libertades es casi tan molesto como que la declaración de la renta te salga a devolver y te priven de tu legítimo derecho a poner a bajar de un burro a la Agencia Tributaria, a la ministra María Jesús Montero y a Cristóbal Montoro que, aunque en este ejercicio no tiene culpa, algo habrá hecho.

Por lo demás, lo único que me queda es resignarme a la ausencia de represión pública, a la plena y vulgar disposición de mis derechos. Qué ordinariez.

Me veo abocado el próximo 9 de mayo, de nuevo, a corretear semidesnudo por las calles de Marbella hasta que algún policía me dispare con su pistola TASER en las partes íntimas.

Y no lo digo en plan guarruno, lo que pasa es que eso le sucedió a ese del conocido video de Youtube que, vestido únicamente con unos elegantes zapatos de fino tafilete italiano color burdeos con calcetines de seda a juego, intentó cruzar la Puerta del Sol de Madrid perseguido por varios municipales. Que aunque les recuerde lejanamente a mí, no era yo. Es que las cámaras de tráfico engañan mucho.


Valora este artículo
(4 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.