Milton

La culpa es del Sol

Ante el reciente cambio de hora para adaptarnos al horario de verano, sé que muchos lectores dudan de la utilidad práctica de esta medida. Sin embargo, adelantar o atrasar 60 minutos el reloj tienen consecuencias fundamentales en nuestra vida diaria, como voy a demostrarles.

Lo primero que hay que entender es que cambiar de hora es bueno para evitar que siempre sea la misma. Porque si siempre fueran las dos o las dos y media de la tarde, estupendo porque es la hora de las cervecillas y nunca estaría fuera de lugar. Pero imaginen que siempre fueran las seis de la mañana. Horrible, todo el día madrugando; una vulgaridad.

Además, el adelantar y atrasar los relojes es un ejercicio muy sano. No se crean que todo consiste en ir corriendo por el paseo marítimo como los locos, ni en machacarse en un gimnasio vestido de medio reinona. Los dedos también necesitan tonificarse y muscularse para luego ejercer eficazmente su principal función, que es la de trincar. Por eso, cuando vean a alguien que lleva un reloj de los de antes, de aquellos a los que hay que darles cuerda cada día, que sepan que están ante un atleta, probablemente un político.

Y, en esta ocasión, lo de adelantar la hora por la llegada del verano, tiene sus ventajas e inconvenientes. Por un lado nos sitúa 60 minutos más cerca del final de la jornada laboral, de la hora de las cervecillas redentoras, de las vacaciones de verano y de terminar de pagar la hipoteca.

Aunque, como inconvenientes, también nos hace una hora más viejos pero no más sabios pues el cambio de hora se realiza de madrugada y, como decía mi mamá, a esas horas no se puede aprender bueno. También nos obliga a sufrir inevitables plantones, porque si te adelantas una hora, vas a tener que esperar al que llega a su hora. Desde luego, nos acerca 60 minutos a nuestro siempre fatal desenlace, ya sea plagado de múltiples y dolorosas enfermedades mortales como a la posibilidad de que, como en mi caso, la prensa se entere de lo mío con la Pataky.

No obstante, quiero revelarles algo que ustedes ignoran sobre el cambio de horario: Si sirve para ahorrar energía es solo porque las eléctricas cotizadas del Ibex-35 han untado al Sol para que aparezca y desaparezca según el precio del kilovatio/hora. Maldito corrupto.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.