Milton

Kit de Reyes Satisfyer

Pues lo que yo les he pedido a los Magos de Oriente que me traigan este año es el kit completo de Satisfyer, pero no por nada guarruno ni promiscuo, sino porque he visto en Amazon que cada aparatito viene con sus pilas, que son las mismas que utiliza mi maquinilla de afeitar, con lo que ahorro una pasta y contamino menos.

Lo que no obsta que reconozca el mérito del inventor de este curioso artilugio que, según me cuentan porque yo de eso no entiendo, funciona aplicando pequeñas descargas eléctricas en las zonas íntimas con el objeto de provocar sensaciones inenarrables y lograr resultados que parecen imposibles incluso para los más fantasmas que puedan acodarse en la más prestigiosa barra de bar.

Es por eso que el kit de Reyes Satisfyer incluye el Satisfyer Hipotequeitor Pro2 Brutal Euribor Generation. Te vas al banco, te lo pones en las partes íntimas, le das al botón de “on” y, entre espasmos, firmas todo lo que el apoderado de la sucursal te ponga por delante, sin importar cláusulas suelo, euríbor, comisiones, plazos de amortización, ni ná de ná. Y si te pides la versión De Luxe, trae el boli de regalo.

También viene en el kit el Satisfyer Pfizer Pandemia, que se usa colocando sobre las partes pudendas una mascarilla higiénica, pero de las de antes, de las del iva al 21%, que aquí somos de nivel. Entonces le das a la corriente del aparato y, cuando estás totalmente involucrado en las descargas de placer, te clava una aguja en los mismísimos que parece el estoque de Curro Romero. Al parecer te salen los coronaviruses por la garganta entre alaridos de doloroso placer. Y con una eficacia del noventa y pico por ciento, como la vacuna normal, pero evitando el molesto pinchazo en el brazo.

El mejor regalo de Reyes, que se lo digo yo.

Por cierto, si alguien piensa en ahorrarse unos euros fabricándose su propio Satisfyer en plan Ikea, pelando los cables de la lámpara de la mesita de noche para aplicar esa lujuriosa descarga eléctrica en las zonas más íntimas, que lo haga sin miedo, que da mucha risa y deja un sutil aroma a choricillo a la brasa.

Y no es que yo lo haya intentado, que esas son cosas de viciosos y desviados.


Valora este artículo
(3 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.