Milton

Plan de vacunación

Es comprensible que quienes no entienden de epidemiología sean reticentes a ponerse la vacuna contra el coronavirus, porque el problema de fondo está en que el Gobierno no ha sabido vender el producto. La verdad es que, hasta el momento, ha sido como si McDonald's vendiera el Whopper con queso destacando cómo el colesterol obstruye las venas y provoca infartos.

Lo que hay es que cambiar la perspectiva, que se lo digo yo. Que se olviden los informativos de la tele de insistir más en el hecho de que los principales ejecutivos de las farmacéuticas implicadas han vendido sus acciones en plan “mariquita el último”. Ni hace falta recordar cada día en el telediario qué países tienen acuerdo de extradición con quién.

Aquí de lo que se trata para que la gente se vacune es de apelar al más rancio sentimiento nacional, a la tauromaquia.

Como en cualquier rebaño de borregos, mi plan estratégico para vacunar rápidamente a todo el mundo consiste en respetar los hábitos y el ánimo de las víctimas.

Se coge a personal de la Agencia Tributaria y a empleados de banca, a cada uno le das dos jeringuillas con la vacuna y un traje de luces.

Entonces, cuando entra el inocente en el lugar de autos donde se ejecutará la vacunación y ve esa cara tan familiar que siempre se la clava de alguna forma, agacha la cabeza de modo tan natural como instintivo, dispuesto a lo que venga, sea sanción, hipoteca o carísimo crédito de consumo con comisiones abusivas. Consciente, al fin y al cabo, de que su suerte está echada.

Es en ese momento cuando el diestro, sea funcionario o bancario, alzando codos y juntando manos, clava las jeringuillas en el cogote de la res, en suerte de banderillas al quiebro, con valor y elegancia, mientras, enfervorecida por tanto arte, la plaza clama oreja agitando pañuelos blancos.

Esto es un plan de vacunación y no las mariconadas del Consejo de Ministros. Y ahora imagínense que, encima, va la vacuna y funciona. A ver cuándo se iba a ver uno de la Agencia Tributaria o de la sucursal bancaria dando vuelta al ruedo aplaudido por los mismos sodomizados contribuyentes o clientes a los que acaba de cortar las orejas.

Bueno, y si no funciona, al menos palmaremos tras pasar una tarde en los toros.


Valora este artículo
(2 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.