Milton

La libertad

La gente se pone en plan tiquismiquis cada vez que nuestro carismático y amado líder, Pedro Sánchez, decide declarar el estado de alarma y recluir a la población en sus casas. Cuando, en realidad, deberíamos agradecer que alguien se preocupe de gestionarnos nuestros derechos y libertades.

Si lo piensan, en realidad, ¿para qué quieres la libertad? Pues yo se lo digo, para estar todo el día preocupado y vigilante a ver quién te la quita, te la estropea, te la raya o si se la lleva la grúa. La libertad es como tener un Ferrari aparcado en la calle porque no te puedes pagar un parking. Eso solo sirve pa certe de sufrí.

Miren, lo de ser libre está muy bien para las letras de las canciones y para los artículos de higiene íntima femenina pero, en la vida real, un peñazo. Fíjense que lo primero que hacen los golpistas y los déspotas cuando usurpan el poder es acabar de un plumazo con las libertades. Por eso, lo de que Sánchez nos la quite hace que nuestro país no sea atractivo para un dictadorzuelo, convirtiéndonos así en una democracia sin libertades. Un chollo.

Además, la libertad es como las obligaciones fiscales, las carga el diablo. De ahí que lo más seguro para todos sea que un carismático líder nos las gestione y administre; aunque no sea norcoreano. Y, a decir verdad, la mejor forma de administrar el patrimonio ajeno es privando de él a su legítimo propietario.

E insisto en que lo de la libertad no es tan importante. De hecho, lo que hacemos es derrocharla. Todo porque es gratis. Y eso que yo soy de los prudentes, que solo ejercito una libertad limitada: unas cervecillas redentoras, unos puros habanos en zonas prohibidas, mirar con babeante y enfermiza lascivia a las valkirias exuberantes mientras me llaman pervertido e intentar que no me atrapen en el lugar de mi último delito con un arma humeante en la mano. En fin, lo que hace cualquier hijo de vecino.

Y a todos esos que se quejan con los tecnicismos de si me han privado del derecho de libre circulación, el de reunión, asociación y todas esas cosas, les digo que lo que no tiene sentido es contratar a un tirano y luego no permitir que te tiranice. Hay que dejarle hacer su trabajo porque también tienen su corazoncito y su autoestima.

Es como contratar a un experto gestor para defraudar a Hacienda con tranquilidad y luego pedirle que incluya todo en la declaración. Normal que se ofenda el hombre.

La gente es que no sabe lo que quiere.


Valora este artículo
(4 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.