Milton

Traidores

Después de los sinsabores que este año me ha vuelto a dejar la Fundación Nobel al privarme del merecido premio, retomo mi vida sin rencores y sin mirar atrás. Hasta estoy pensando en enviar a los miembros del jurado una botellita de esas de agua de las que el bueno de Vladimir Putin regala a sus adversarios políticos. Si ya lo dice el nombre: Putin, un hijo de Putin.

Por esta razón retomé la no menos sublime empresa de buscar mi aspiradora. No obstante, aun insistiendo en diferentes tiendas especializadas en mi deseo de adquirir tan útil electrodoméstico, todos los comerciantes aseguraron no tener el modelo que yo deseaba. Ese que incluye a la señorita de buen ver uniformada de chacha perversa, con su peto blanco superajustado, medias, liguero y taconazos de 20 centímetros. En definitiva, la uniformidad reglamentaria, como mandan las ordenanzas del servicio doméstico de aplicación en hogares de rancio abolengo.

De hecho me desagradó profundamente que ayer, día de la fiesta nacional, no hubiera representación en el Patio de Armas del Palacio Real, cuando menos, de una sección de algún colectivo de chachas perversas junto a los demás grupos profesionales civiles que han luchado frente a la pandemia.

Porque todos serán héroes por el trabajo que han hecho, pero lo de combatir el virus a golpe de escoba y aspiradora vestida de "Barbie Descocada", merece aplauso a las ocho, dos orejas y vuelta al ruedo.

Más aún, lo de que las aspiradoras no se vendan con el correspondiente personal cualificado convenientemente uniformado para la tarea a realizar, nos pasará factura.

Imaginen que en el acto castrense celebrado ayer, en vez de desfilar las tropas con sus ametralletas, lo hicieran lanzando a la tribuna capullos de rosas rojas como símbolos de paz y amor.

Desde luego, quedaría bien para el día del orgullo gay, pero a nivel táctico, eficacia, poca. Pues lo mismo pasa con una aspiradora sin su chacha perversa; como si le venden un caza de combate sin su piloto.

Les digo una cosa, los comunistas y los masones están desmontando la defensa nacional. Ayudados por los floristas. Traidores.


Valora este artículo
(1 Voto)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.