Milton

Maldito Vietcong

Estoy molesto por eso de que los reyes hayan venido de visita a Andalucía sin incluir en su agenda una fugaz visita al Milton Palace de las Tierras Altas. Porque les digo una cosa, en estos momentos de pospandemia, todos necesitamos el apoyo de los poderes fácticos, aunque haya que dar comisión bajo cuerda.

Más ahora, cuando ya ni tan siquiera me aplauden a las ocho de la tarde, que hasta hecho de menos lo de salir a saludar ataviado con mi traje de luces, lanzando la montera a los balcones al grito de “va por ustedes”, y yo con los picadores contrataos. Les digo una cosa, el público es una novia infiel y caprichosa.

Fíjense que yo hasta tenía previsto rendir honores de ordenanza a los monarcas, con mis cucarachas formadas en la puerta, que me costó una eternidad que aprendieran a ponerse firmes cuando comenzara a sonar el himno nacional.

Y todos los senegaleses del barrio, en la otra acera, ofreciendo a los reyes bolsos y pañuelos de Bersace, Harmani y Loebe, que es cierto que algo tenemos que hacer con el chino que pone los logos.

Por supuesto, gentío en todas las calles, dando vivas mientra yo habría estado esperando a que los reyes bajaran del coche para ofrecer al monarca el bastón de mando y darle novedades: “Sin novedad en el Alcázar majestad. El ejército rojo, cautivo y desarmado, se ha rendido. La guerra ha terminado”.

Cuando llamé a la Casa Real para que incluyeran en la agenda la interesante visita al Milton Palace me dijeron que lo del mensaje les sonaba.

Pa mí que las plataformas LGTBIHCZPW me han plagiado. Maldito Vietcong.


Valora este artículo
(2 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.