Milton

Fase 1

Veo que hay mucha gente que no tiene muy claro qué se podrá hacer cuando entremos en la Fase 1 del proceso de desescalada, por eso quiero utilizar hoy este espacio siempre pedagógico para aclararles las condiciones en las que daremos ese primer paso hacia la libertad cuando llegue el momento.

En primer lugar, una vez que comience esa Fase 1, podremos reunirnos con familiares aunque no convivamos con ellos.

Lo sé, esto resulta bastante poco útil; quién va a querer reunirse con familiares con los que no convive, bastante aguantas ya a aquellos con los que sí lo haces. Qué contradicción. No imagino a nadie con síndrome de abstinencia por no ver a la suegra, ni al cuñado que te viene con los niños coñazo todos los veranos a gorronear y a recordarte que gana más pasta que tú habiendo sido peor estudiante y echando menos horas. Cosas de los políticos.

También se podrá, y esto sí es importante, tomar cervecillas en las terrazas de lo bares, manteniendo la distancia social y en un número no superior a 10 personas. Lo que significa que si uno va solo a tomar cervecillas, deberá beberse 10 para cumplir con la legalidad. Son simples matemáticas.

Los establecimientos, sin embargo, solo podrán atender a un aforo del 50%. Aunque no tengo claro si esto significa que solo te ponen media caña o si van a ser a mitad de precio, ya saben en plan 2x1.

Recuerden que habrán de mantener esos dos metros entre uno y otro por lo que en la “nueva normalidad” todos deberemos acudir a los bares con banderolas de esas que se usan para hacer señales entre barcos si pretendemos mantener una conversación.

Para el ligoteo tradicional podrán emplearse, junto a las señales náuticas, luminosas, sonoras y el código morse, los habituales gestos obscenos que sugieren un interés de apareamiento.

Si la pretendida estampara el palo de la banderola en las costillas del pretendiente, se entenderá que el amor no ha triunfado y que, en consecuencia, no hay plan.

En esta Fase 1 también se abren las bibliotecas y museos. Seguro que va a haber tortas para entrar.

También las librerías, que todavía quedan algunas incluidas en el programa de protección de la Junta para especies en peligro de extinción, parecido al del lince ibérico pero con libreros. De hecho me han comentado que en el Centro de Conservación de Doñana están intentando conseguir su cría en cautividad.

Además se permite la apertura de lugares de culto, que son otros sitios como los museos y las bibliotecas, lugares de cultos todos ellos.

Aunque sigue estando prohibido corretear desnudo por la vía pública tocando la guitarra y cantando los mejores temas de los Del Río mientras se es perseguido por agentes de las Fuerzas de Orden Público.

Eso no ha cambiado, los artistas seguimos siendo los últimos en recuperar nuestras libertades.


Valora este artículo
(3 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.