Milton

El capón

Esta Navidad me he dado cuenta de que lo de la violencia de género va más allá de lo que creíamos, porque me fui al mercado a comprar un pollo para asar y me recomendaron que, dado lo festivo de las fechas, me llevara un capón.

Aunque a mí me parecía un pollo normal y corriente, los carniceros me explicaron que su carne era mucho más suculenta dado que lo capaban y le cortaban la cresta antes de alimentarlo, lo que contribuía notablemente a que resultara mucho más sabroso.

Este descubrimiento me llevó a reflexionar serenamente sobre el significado implícito que subyacía en el hecho de que humillar al macho contribuía a hacerlo más atractivo a la hora de devorarlo.

Inevitablemente, esto me condujo a la inquietante realidad de que el discurso feminista no pretende sino convertirnos en eunucos emocionales para, despojados de nuestra naturaleza de machos, ablandar nuestras carnes y almas para poder devorarnos anímicamente.

Lo sé por mi buen amigo Hermenegildo que, convertido en capón, contestaba “lo que tú digas cariño” antes de que ella abriera la boca. No es casualidad que sean ellas las que insistan con lo de “¿dónde vas con esas greñas? ¿es que no piensas cortarte el pelo?”. La cresta en definitiva, que te priva del último atributo que te queda antes de terminar en el horno o cenando en Navidad en casa de los padres de ella, que viene a ser lo mismo.

Por eso, cuando el carnicero me puso el capón delante para que contemplase la derrota en toda su extensión, no pude sino abrazarme a él entre sollozos para decirle, “no te preocupes compañero, con o sin apéndices, con o sin cresta, el que nace machote, muere machote. Y si ahora prefieres que te llamen María Vanessa, tienes todo el derecho del mundo".

Y no es porque encuentre algún paralelismo con el emponderamiento de la mujer, sino porque tenemos que aceptar el hecho de que la diversidad debe alcanzar a los pollos y que, al igual que cualquier hijo de vecino que se descubre a sí mismo mismamente, tienen derecho a subvenciones y a participar en castings para pelis de Almodóvar. Más aún con el nuevo Gobierno progresista.


Valora este artículo
(3 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.