Herramientas de Accesibilidad

Skip to main content

Al amanecer

Milton

Lunes, 16 de Octubre de 2023

Con tanto progresismo y tanta igualdad se está perdiendo el romanticismo, porque cuando yo era aún más joven uno solo se podía levantar al amanecer para fusilar o ser fusilado, actividades ambas que revelan formalidad, puntualidad y respeto tanto a las tradiciones como a la autoridad.

Sin embargo, actualmente, en estos momentos de confusión histórica, la sanidad pública me ha convocado al despuntar el alba para sacarme sangre y, además, me exigen que acuda al centro sanitario sin haber comido nada. Ya se ha perdido hasta la sana tradición de ofrecer al condenado que espera en el corredor de la muerte una última cena con el menú a su elección. Adiós a las buenas costumbres y a hacer las cosas como Dios manda.

Ahora, los únicos que te obligan a levantarte temprano son los médicos que van a sacarte sangre o los inspectores de la Agencia Tributaria, que siempre te citan a primera hora de la mañana con idéntico fin, sacarle la sangre al ciudadano.

Aunque les advierto que yo pienso enfrentarme a la adversidad con la gallardía que me caracteriza y cuando aparezca el enfermero blandiendo la jeringuilla con esa afilada aguja a modo de bayoneta calada, le miraré con desdén, rechazaré que me venden los ojos y me enfrentaré a mi destino al grito de “por Castilla, por León y por las barras de Aragón”, como hizo mi antepasado Sir Milton de las Tierras Altas ante las murallas de Jerusalén durante la II Cruzada. Aunque es verdad que a él nadie le obligó a matar sarracenos en ayunas.

De hecho, pa mí que me han tomado el pelo porque yo sé que cuando donas sangre te dan un bocata como pago, a veces incluso de mortadela, y cuando ibas a derramar la sangre por la patria en la mili te daban hasta tres comidas diarias y ahora te sacan sangre en el hospital y ni agua. Aunque siempre es mejor que lo de Hacienda que, además de sacarte la sangre, te meten un recargo del 20%.

Pues por mucho Gobierno progresista en funciones que tengamos, a mí nadie me va a quitar el romanticismo de atormentado poeta ruso en el exilio que siempre me ha caracterizado.


Comentarios potenciados por CComment