Imprimir esta página

Internacional

El presidente turco emerge como mediador clave en la guerra de Ucrania

Recep Tayyip Erdogan (d) con Vladimir Putin en una imagen de archivo.

Una misteriosa referencia en la televisión estadounidense a un inminente intercambio de prisioneros entre Rusia y Ucrania destaca el papel único del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, como mediador y amigo de ambos bandos en tiempos de guerra.

Según informa la agencia de noticias libanesa Naharnet, Erdogan voló a Nueva York desde una reunión en Uzbekistán con el presidente ruso, Vladimir Putin, la tercera en tres meses, para decirles a los televidentes estadounidenses el lunes que el Kremlin "está dispuesto a poner fin a esta (guerra) lo antes posible".

"Doscientos rehenes serán intercambiados por acuerdo entre las partes", dijo Erdogan en la entrevista sin dar más detalles.

La decisión de Putin de llamar parcialmente a los reservistas y plantear la amenaza de una guerra nuclear menos de dos días después pareció desperdiciar las mejores intenciones de Erdogan.

Pero un anuncio ayer miércoles por la noche de que Rusia y Ucrania estaban intercambiando unos 200 prisioneros ayudó a validar los esfuerzos de Erdogan para caminar sobre una línea fina y mantenerse "neutral" en el conflicto más sangriento de Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El intercambio de prisioneros se suma a una lista creciente de éxitos diplomáticos que Erdogan está utilizando para lucir su imagen como estadista mundial nueve meses antes de unas elecciones que, según las encuestas, podría perder.

“La diplomacia turca ha sido impecable desde el comienzo de la guerra”, comentó el ex embajador de Francia en Estados Unidos y la ONU, Gerard Araud.

"Evaluó sus intereses, encontró un equilibrio entre las partes en conflicto y usó la firmeza cuando fue necesario mientras aprovechaba la circunstancia".

Ofensiva diplomática

Erdogan ahora puede atribuirse el mérito de desempeñar un papel directo en la orquestación de los dos únicos acuerdos tangibles entre Moscú y Kiev en la guerra de siete meses.

Un acuerdo respaldado por la ONU firmado en Estambul en julio reanudó las entregas de granos de Ucrania a través del Mar Negro por primera vez desde la invasión de Rusia el 24 de febrero.

El secretario general de la ONU, António Guterres, calificó los envíos como "un faro de esperanza" para las partes del mundo devastadas por la hambruna.

El intercambio de prisioneros presenta un acuerdo para mantener a cinco comandantes ucranianos, incluidos los que defienden la planta de acero Azovstal de un ataque ruso contra Mariúpol, escondidos en un lugar secreto en Estambul.

Erdogan también se ofrece a ayudar a mediar en el siniestro enfrentamiento militar en torno a la planta de energía nuclear de Zaporizhzhia en Ucrania, ocupada por Rusia.

Y todavía espera reunir a Putin y al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky para conversaciones de tregua que ninguna de las partes quiere particularmente, pero que los funcionarios turcos insisten en que son esenciales y realistas.

"De todos los estados, Turquía es el mejor situado para negociar un acuerdo entre las dos partes", dijo Anthony Skinner, consultor de riesgos políticos con sede en Londres.

Manejando las diferencias

Erdogan ha seguido un enfoque de la guerra engañosamente simple: ha suministrado armas a Ucrania mientras utiliza el aislamiento diplomático de Moscú a su favor al aumentar drásticamente el comercio con Rusia, continúa informando Naharnet.

Los drones de combate turcos han ganado un estatus legendario en Ucrania porque ayudaron a destruir las principales columnas blindadas rusas que intentaron apoderarse de Kiev en las primeras semanas de la guerra.

Y el comercio y los turistas rusos han ayudado a evitar que la tambaleante economía de Turquía se derrumbe por completo en el período previo a las elecciones presidenciales y parlamentarias de junio.

“Putin y Erdogan se han tratado durante mucho tiempo y, en general, han podido manejar sus diferencias en una variedad de temas”, dijo Skinner.

"Ucrania no es diferente. Kiev se ha sentido frustrada por el fracaso del gobierno turco en apretar los tornillos a Moscú, pero Ucrania también se beneficia inmensamente del continuo apoyo de Turquía en el conflicto".

El analista de Turquía Soner Cagaptay describe el enfoque de Erdogan como "neutralidad pro-ucraniana".

“Erdogan ha tratado de encontrar el equilibrio entre estar a favor de Ucrania y evitar una postura abiertamente antirrusa”, escribió Cagaptay en un informe para el Instituto de Política del Cercano Oriente de Washington.

Pero hay señales de que la política de Erdogan tiene sus límites.

Muchas cartas por jugar

Concluyó una reunión de agosto con Putin al revelar un amplio acuerdo de cooperación económica que cambió una gran parte del comercio de Turquía con Rusia a rublos.

A Estados Unidos le preocupa que el acuerdo ayude a Rusia a eludir las sanciones que Occidente espera que finalmente obliguen a Putin a detener la guerra, según Naharnet.

El Tesoro de EEUU dijo a los bancos y empresas turcos que tienen tratos estrechos con Rusia que se estaban exponiendo a "sanciones secundarias".

La advertencia provocó una fuerte liquidación en el mercado bursátil turco la semana pasada.

Dos de los cinco bancos turcos que procesan transacciones en rublos a través de los sistemas de pago Mir de Rusia suspendieron tales operaciones esta semana.

Pero Skinner dijo que Erdogan todavía necesita el comercio ruso. “Erdogan no cortará los lazos comerciales con Rusia”, dijo. "Tiene muchas cartas para jugar".