Editorial

No es la demanda, son los costes

Con diferentes matices en las respectivas fórmulas, PP y PSOE pretenden luchar contra la inflación echando más madera a la sobrecalentada caldera de la economía. Los populares utilizando su herramienta preferida, las bajadas de impuestos; los socialistas hacen lo propio y optan por las subvenciones y las ayudas directas. Ambos se equivocan porque están tratando la inflación como procedente de la demanda y no es así. Son los costes lo que ha disparado ese índice.

La escalada inflacionista no es consecuencia de la guerra en Ucrania, influye pero ni tan siquiera es el principal motivo de los acontecimientos.

Esa progresiva subida comenzó mucho antes de que un solo soldado ruso pusiera un pie en el país vecino, aunque sí es cierto que hay mucho sinvergüenza en grandes empresas occidentales haciéndose inmoralmente rico con los precios de las diferentes energías, señalando sin dudarlo a Vladímir Putin cuando los gobiernos le cuestionan la indecencia de los brutales beneficios que esas corporaciones están consiguiendo a costa de asfixiar económicamente a la gente.

El transporte fue antes que Ucrania y la vuelta a la “normalidad” tras la pandemia, con la reactivación de la economía mundial, está antes que las dos anteriores circunstancias a la hora de buscar el origen de una inflación que procede del incremento de los costes de productos y servicios cuya escasez, por la incapacidad para producir y transportar tanto y tan rápido, se convirtió en la tormenta perfecta para el reducido grupo de especuladores que, de nuevo, juega con las vidas de millones de personas inflando artificialmente los precios de bienes esenciales como los alimentos o la energía.

Países e instituciones europeas están, otra vez, fingiendo que intentan contener la inflación. Y lo están haciendo, pero cargando de nuevo la factura sobre las economías más vulnerables, mientras tienen buen cuidado en no molestar a esos grandes especuladores para los que en realidad trabajan.

Los impuestos especiales y temporales a la parasitaria banca española o a las corporaciones energéticas son una estupidez: ambos sectores los trasladarán al cliente -de hecho, probablemente ya han trasladado ese coste antes de empezar a pagarlo-, o harán como grandes empresas eléctricas españolas que están desviando beneficios al extranjero para presentar aquí unos resultados artificialmente moderados. Y cuando pase ese plazo y se retire el impuesto, ni bancos ni energéticas reducirán de la factura del cliente la sobrecarga del impuesto.

Las soluciones de PP y PSOE coinciden siempre en reducir los ingresos del Estado y en endeudar más a las arcas públicas pasando, por enésima vez, el cargo de otra crisis económica provocada por un puñado de especuladores sobre las espaldas de clases medias y bajas.

Al fin y al cabo los dos partidos obedecen a los mismos amos.


Valora este artículo
(4 votos)
Más en esta sección de Editorial

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.