Editorial

Otro error

Pedro Sánchez, esta mañana en el acto homenaje a la comunidad educativa.

Otro error. Quitar las mascarillas en exteriores a estas alturas y contra el criterio de todos los científicos, solo para que Pedro Sánchez tenga una nueva oportunidad de realizar otro anuncio grandilocuente con el que intentar salvar su tambaleante Gobierno, es una estupidez y, sobre todo, una irresponsabilidad que nos puede costar otro montón de enfermos y de muertos.

Lo que resulta realmente complejo en este país es reconducir los discursos a la realidad social. Desde que empezamos a conocer cómo funciona este virus chino, cualquiera con un mínimo de sentido común sabía que la obligatoriedad de las mascarillas en el exterior era solo un efecto colateral de la incompetencia de nuestros gobernantes; una respuesta de pánico ante una administración pública que no tenía ni idea de por dónde le daba el aire.

No obstante, como bien dicen todos los expertos en este rollo de las pandemias, lo preocupante es el mensaje que está trasmitiendo el presidente del Gobierno, con esa sonrisa forzada, diciéndonos que esto ya se está acabando solo por intentar que la gente se olvide de los indultos a los golpistas catalanes que, vaya casualidad, van a caer coincidiendo con la relajación de las normas sanitarias.

Otro gran error. Como arma biológica y como arma de guerra, el COVID-19 tenía previsto en su diseño la aparición de las vacunas y, en respuesta, muta, entre ellas a la llamada cepa Delta, la india, que es más trasmisible, más resistente a las vacunas y que afecta a población más joven.

En estas circunstancias y teniendo en cuenta que este país es un auténtico caos donde cada fin de semana se reproducen los eventos juveniles multitudinarios sin que las fuerzas de orden público hagan nada en absoluto para impedirlo, lo de retirar las mascarillas en el exterior no es ni tan siquiera una estupidez, sino que parece una decisión de Sánchez patrocinada por Pekín.

A estas alturas, teniendo en cuenta los informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la llamada cepa Delta, lo de retirar las mascarillas en el exterior justo cuando comienza el verano, parece una decisión tomada para que el PIB chino siga subiendo mientras el de Occidente sigue cayendo.

Todavía hoy hay representantes del sector del turismo que siguen clamando por la libre llegada de los visitantes británicos, mientras Reino Unido no sabe cómo hacer para acabar con la incontrolada transmisión de la cepa india.

Y eso que la variante vietnamita, que parece aún peor que la Delta, todavía no ha llegado a Europa. Y tras ella, a cada paso que demos, el virus mutará para sortear nuestra respuesta. Y mientras Occidente siga con ese síndrome de Estocolmo y no se atreva a pedirle a China que nos cuente la verdad para saber a qué nos enfrentamos, lo de transmitir a la gente, y sobre todo a los jóvenes, este mensaje oficial de que todo el monte es orégano, lo llevamos claro.

Realmente, ¿somos tan estúpidos como parecemos?


Valora este artículo
(3 votos)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.