Editorial

Nuestros pobres no se lo montan bien

Desde luego, el titular del Interior, Fernando Grande-Marlaska, no pasará a la historia de España como modelo de eficacia en la gestión a la hora de tratar el problema de la inmigración ilegal. Lo que estamos viendo estos días en Canarias supera las sucesivas torpezas de este Gobierno y de los anteriores en lo que se refiere a este tema. Y eso es para nota.

Por supuesto, y por alguna extraña razón, en España mantenemos esa especie de complejo de culpa porque no parecemos capaces de ponerle piso, empleo y coche a cualquiera que entre en nuestro país violando las leyes nacionales de inmigración. Si bien, hemos de admitir que nos vamos superando y ya sí somos capaces de alojar a los ilegales en hoteles a pensión completa o en bungalows turísticos, caso de los 200 inmigrantes que ayer salieron del muelle canario de Arguineguín. Todos con derecho a test PCR gratuito para ver si tienen el covid-19, el mismo que los nacionales españoles tenemos que pagar a unos 140 euros. Si los tienes.

En esto sí hay que reconocerle a este Ejecutivo su capacidad para amplificar el efecto llamada.

La verdad es que nos estamos equivocando; con 12 millones de españoles en riesgo de pobreza -y eso era antes de la pandemia-, lo que deberían hacer los desheredados nacionales es coger una patera, echarse al mar y volver sobre sus pasos para tener acceso a alojamiento turístico hotelero y a pensión completa.

De esta forma, nuestros pobres también podrían permitirse exigirnos sus derechos y contar con el apoyo de los oportunistas de unas ONGs que saben que para seguir viviendo de las subvenciones a cuerpo de rey tiene que seguir existiendo el problema que las justifica.

En una España agotada por una corrupción política estructural, con gobernantes ineptos y oportunistas solo preocupados por perpetuarse en el poder, crucificada por políticas fiscales que se ceban con las clases medias independientemente del color político del gobierno de turno, indigna, por no decir jode, la debilidad de nuestros dirigentes hacia extranjeros que violan flagrantemente nuestras leyes alardeando del poco respeto que tienen hacia nuestro país y hacia nuestra forma de vida.

Anímese cualquier solidario subvencionado a entrar ilegalmente en Marruecos o Argelia para así poder vivir en directo lo que es una expulsión “en caliente” después de haber recibido una manta de palos.

Y los pretendidos “progres” aún se preguntan por qué aparecen partidos como Vox.

Es bastante sencillo, porque hay un montón de inútiles en el poder haciéndoles la campaña electoral.


Valora este artículo
(1 Voto)
Más en esta sección de Editorial

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.