Editorial

Sobre el concepto de "topo"

Pedro Sánchez (i) y Pablo Iglesias en La Moncloa.

Era previsible que la decisión de Pedro Sánchez de incluir a Pablo Iglesias en la Comisión Delegada para Asuntos de Inteligencia iba a provocar entre el personal de estos servicios, más que un “cierto malestar” como dicen hoy varios medios de comunicación, un “acongojamiento total”.

Desde aquella primera oferta de pacto de gobierno que Iglesias le hizo a Sánchez en 2016, el podemita ha ido detrás de dirigir estos departamentos o, al menos, tener acceso a información sensible que afecta a nuestra seguridad nacional y a la de nuestros aliados.

Evidentemente la perspectiva, que quitaba el sueño a Sánchez entonces, no le impide hoy dormir en La Moncloa. Aunque es más que probable que sí haya afectado al descanso de los funcionarios que trabajan en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y en los servicios de información de las Fuerzas Armadas y de las de Orden Público.

Para cualquier agente de campo, lo de que un político que pertenece a un partido financiado por la Venezuela de Nicolás Maduro sea vicepresidente de un Gobierno occidental, preocupa, pero que además tenga acceso a secretos de Estado que pueden incluso poner en peligro su vida, asusta.

Obviamente, nuestros socios en la OTAN y en los mecanismos de defensa europeos, conscientes de que todo lo que pasa por Caracas va directamente a Moscú, van a colocar a España en una cuarentena informativa, un aislamiento necesario para que no se propague este coronavirus bolivariano con el que nuestro propio presidente del Gobierno ha infectado a algo tan esencial como son los servicios de inteligencia.

Es por tanto muy probable, y lamentablemente necesario, que nuestros aliados se protejan de nosotros para impedir que el daño sea generalizado, aunque es seguro que los funcionarios españoles estarán en estos momentos haciendo lo imposible para salvar lo que se pueda antes de que se reúna una Comisión de Inteligencia que parece diseñada para que nuestro país esté menos protegido.

Y ni tan siquiera podemos lamentar que nos haya pasado como a la inteligencia británica o norteamericana, cuando en la Guerra Fría los rusos les colocaban un “topo” que estaba años pasando secretos al enemigo hasta que le pillaban. Para ser un “topo” es necesario que el anfitrión ignore la intención desleal del sujeto infiltrado, que la víctima sea engañada.

Esto de que el propio presidente del Gobierno elija para conocer secretos de Estado a sujetos cuya lealtad es más que cuestionable, obliga a crear un término nuevo en el léxico de inteligencia y a redefinir el concepto de estupidez o, peor, de irresponsabilidad.


Valora este artículo
(0 votos)
Más en esta sección de Editorial

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.