Editorial

El paraíso no es gratis

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante la sesión de control del pasado día 12.

Estaba claro que no iba a pasar demasiada  legislatura antes de que las medidas Disney del Gobierno de Pedro Sánchez empezaran a estrellarse contra el muro de la cruda realidad, sin embargo no esperábamos que esa Moncloa convertida en castillo de hielo comenzara a derretirse tan pronto.

Porque siempre ha sido evidente que el pacto de Gobierno no se sostenía financieramente. Que lo de estar ofreciendo derechos, políticas sociales y subidas de salarios, pensiones, subvenciones, ayudas y lo que haga falta con tal de seguir encaramado al poder, solo aguanta el tiempo necesario para alcanzar el ansiado sillón y después, como bien le indicó el rey Felipe a Pedro Sánchez, viene lo difícil.

Lo difícil ha llegado antes de lo que se esperaba, empezando por el timo del tocomocho que ha sido la subida de 50 euros del Salario Mínimo Profesional (SMI), que principalmente, casi únicamente, supondrá ingresos para las arcas del Estado, al aumentar los costes para los empresarios y convertir a muchos de los trabajadores más vulnerables en aun más vulnerables gracias a esa subida del SMI que los transforma en sujetos fiscales al superar el mínimo exento. Con la primera nómina ya son muchos los empleados que han visto caer sus ingresos netos gracias al “regalo” envenenado de Pablo Iglesias a su querida clase obrera. También son cada vez más los que les están viendo los hilos a las marionetas.

Por otro lado, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, se ha semiconvertido puntualmente en ministro de Hacienda para anunciar con la boca pequeña una nueva subida de los impuestos al tabaco motivada, por supuesto, por el inigualable interés del Estado en la salud de sus ciudadanos.

Y, como también suele ser habitual, es previsible que, tras la del tabaco, siga una subida en batería de los impuestos indirectos, especialmente el IVA, sobre todos aquellos productos y servicios de demanda inelástica o rígida, caso de los combustibles, que son los que más castigan a las clases medias y bajas, pero que también son los que permiten a los gobiernos recaudar la “pasta gansa” necesaria para financiar estas políticas Disney World con las que Pedro Sánchez y su puzle de ministros nos conducirán al paraíso de los derechos sociales.

El único inconveniente es que el paraíso lo vamos a pagar los pringados de siempre.


Valora este artículo
(0 votos)
Más en esta sección de Editorial

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.