Editorial

La autoentrevista

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la entrevista con Ana Blanco y Carlos Franganillo en el "Telediario 2" de La 1 de TVE.

No hubo sorpresas en la entrevista que ayer por la noche se autoconcedió el emperador Sánchez en su propia televisión. Todo estaba preparado y atado, incluidos los sufridos entrevistadores, abocados a hacer el papelón por el inaplazable sueldo.

Como era de esperar, el presidente no contestó a nada y, con preguntas y respuestas estudiadas hasta el mínimo detalle, se limitó a repetir los topicazos que siempre suelta en las pocas veces que se rebaja a hablar con los medios de comunicación. Porque las maneras apuntan a que este nuevo Gobierno progresista va a ser también un Gobierno al que no se le podrán hacer preguntas fuera de guión.

Hay sin embargo que admitir y agradecer, tanto a Pedro Sánchez como a la televisión pública, que el discurso presidencial, porque de entrevista solo tuvo la forma, duró menos de lo esperado, por lo que no hizo perder demasiado tiempo a los españoles que lo vimos y que aún mantenemos ese atisbo de esperanza de que algún inquilino de La Moncloa llegue a sorprendernos. Aunque cueste, saben que la esperanza es lo último que se pierde.

Imaginen lo que debe ser esta misma pantomima con un Nicolás Maduro vestido de chándal soltando sandeces durante horas sobre la revolución bolivariana. O peor aún, pónganse en la piel de los sufridos cubanos y aguanten esas cinco o seis horas que Fidel Castro se tiraba escuchándose a sí mismo. Mal de muchos, consuelo de tontos, pero consuelo al fin y al cabo.

Sin embargo, lo que no cambia en ninguno de los tres casos es que, a mismo formato, mismo resultado. Y provoca cierta congoja que estas formas bananeras nos conduzcan al mismo destino que a Venezuela o Cuba. Porque lo que es objetivamente cierto es que Pedro Sánchez no respondió a nada, sobre todo al gran interrogante, el cómo.

Sobre el secesionismo catalán, confirmó la debilidad de su Ejecutivo y de su propio carácter, repitiendo chorradas sobre el diálogo y el consenso, mientras intentaba transmitir a ERC el mensaje de que ya tiene una candidata de su cuerda para fiscal general que se ocupará de “desjudicializar” el tema. Lo que significa que tratará de evitar que se cumpla la ley. Más tópicos también sobre el desempleo sin aportar, no ya solución, sino imaginación alguna. Lo mismo que sobre la supervivencia del sistema de pensiones.

Y todo el montaje apoyado en una estructura financiera sobre la que ya ayer el FMI le advirtió de que no va a aguantar los pactos firmados para esa España "social" que solo podrá pagar machacando con más impuestos al español medio.

No obstante, es verdad que tenemos un presidente con buena imagen, se parece a Superman en su día de permiso. Verán como hoy, en Davos, la canciller Merkel le hace ojitos otra vez.


Valora este artículo
(1 Voto)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.