Editorial

El virus de La Moncloa

Dolores Delgado será la nueva fiscal general del Estado.

El virus de La Moncloa, ese que trasmite a los inquilinos de la Presidencia la tradicional y peligrosa mezcla de egolatría y megalomanía, ha afectado indudablemente con especial intensidad al actual inquilino del palacio.

De la misma forma que la gripe no ataca con igual virulencia a todo el mundo, el virus de La Moncloa se está cebando con Pedro Sánchez, al que podríamos calificar sin miedo a equivocarnos como sujeto dentro de un grupo de riesgo, similar al que forman los mayores de 65 años frente a la gripe.

De otra forma no puede entenderse que la primera medida que haya decidido llevar al Consejo de Ministros que celebra mañana su nuevo Gobierno puzle, sea la de nombrar a la exministra de Justicia Dolores Delgado como nueva fiscal general del Estado.

Todos sabemos que la Justicia española no es independiente y que tanto el PP como el PSOE han violado sistemáticamente la Constitución al no retirar sus zarpas de jueces y fiscales. La forma de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial es la mejor prueba tangible de que esto no es un Estado de Derecho.

No obstante, también es cierto que la opinión pública española necesita creer y por ello todos preferimos ignorar al rey desnudo mientras nuestros políticos nos repiten lo del maravilloso paraíso de justicia e igualdad en el que tenemos la suerte de vivir.

Por ello, aunque la decisión del emperador Sánchez es escandalosa y anuncia la tendencia a seguir la tradicional dinámica de corruptocracia bananera, no podemos culparle más que a sus antecesores que, durante sus legislaturas, se preocuparon muy mucho de atar en corto a jueces y fiscales. La no menos escandalosa y vergonzosa maniobra realizada por el Tribunal Supremo para desdecirse a sí mismo en lo referente al Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados con el fin de liberar a los bancos del mismo y seguir cargándoselo al ciudadano es otra muestra de que las habas no han empezado a cocerse hoy.

Sin embargo, lo que sí añade un punto de preocupación al tradicional bananerismo de nuestros gobiernos es que el ya presidente está moviendo las fichas que puedan molestar a los secesionistas catalanes con el fin de evitar que ERC se enfade y acabe con la legislatura.

Todos somos conscientes de que este Ejecutivo nace rehén de un pequeño puñado de políticos que se sitúan o sobre la delgada línea de la legalidad, o manifiestamente al margen de ella, aunque no esperábamos tanta urgencia para satisfacer las demandas de estos secuestradores.

Si el emperador Pedro Sánchez piensa ejercer apoyado en esta tropa, debería saltarse las tonterías y nombrar directamente a Quim Torra o a Puigdemont presidente del Consejo General del Poder Judicial. Quizá hasta nos venga bien a los ciudadanos para aceptar la realidad que nos empeñamos en negar.

Al menos hasta que alguien le encuentre una vacuna al virus de La Moncloa.


Valora este artículo
(0 votos)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.