Opinión

Otro programa "digital" y con anglicismos

El concejal Cristóbal Garre (d), esta mañana durante la presentación del programa "Marbella Digital"

En esto de las diferentes y múltiples ayudas públicas que existen para fingir que las administraciones están incentivando la creación de negocios y de empleo, estoy convencido de que, algún día, alguien se dará cuenta de que el rey va desnudo.

El Ayuntamiento no nos sorprendía ayer con el enésimo anuncio de un programa llamado “Marbella Digital” que, como todos los anteriores, va a significar un antes y un después para que todo siga igual.

En realidad, esto de inventarse sandeces, sobre todo con dinero europeo, para bautizar a programas a los que siempre se les pone la coletilla de “digital” -suena muy contemporáneo-, es algo común a todas las administraciones públicas, dando igual qué partido detente el poder.

Además, para que estos programas convenzan hay que meterles muchos anglicismos a pesar de que tienen su traducción al castellano: startup, meetup, coworking... Esto también resulta muy contemporáneo.

En fin, todo sea por animar a los emprendedores, que son en realidad los autónomos de toda la vida, para crear iniciativas empresariales y empleos que suelen durar lo que tardan en agotarse los fondos destinados a estos proyectos fantasma.

La realidad es que la mayor parte de estas iniciativas han quedado reducidas a herramientas de justificación de gasto y de creación de bolsas clientelares de intención de voto. Muchas de esas startups viven artificialmente en "incubadoras de empresas" pagadas con dinero público y suelen morir al poco tiempo de dejar el nido.

Obviamente ninguna administración va a tirar piedras sobre su propio tejado, pero habría que hacer una estadística del dinero invertido en todos estos programas pamplina, en relación al tanto por ciento de proyectos y de empleos que han sobrevivido a los subsidios públicos.

Los muchísimos millones de euros invertidos en planes de empleo para tener a alguien ocupado 6 meses, lograr su voto y devolverlo a la cola del paro, es otro de los casos de dinero tirado a la basura por el sovietismo intervencionista de unos políticos que sufren un pánico atroz ante la posibilidad de que dejen de votarles.

Lo cierto es que el principal problema del destacado índice de fracaso de España en competitividad, creación de empleo y de nuevas iniciativas empresariales, son justamente las administraciones públicas.

Mientras lo público no rebaje de verdad su voracidad fiscal sobre las actividades profesionales, la posibilidad de que gente joven monte una iniciativa empresarial exitosa quedará reducida, como siempre, a los hijos de ricos que tienen detrás un capital familiar apoyándoles, o bien a los partidos políticos que parten y reparte y que, por supuesto, protegen a sus cachorros.

Seguro que hay gente, empresas y empleos que salen adelante, pero lo que hay que considerar es el tanto por ciento de éxito en relación al capital invertido.

El asistencialismo público puede hacernos dóciles, pero no nos sacará de la crisis en la que los españoles seguimos inmersos. Al menos los que no vivimos en Rajoylandia.


Valora este artículo
(5 votos)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.