Opinión

Que venga ahora el "Open Arms"

Pancarta en el Ayuntamiento de Madrid dando la bienvenida a los refugiados. Abajo, durmiendo en la calle ante un colapsado centro de asilo.

La duda que me queda ahora es si, de nuevo, vendrá el “Open Arms” a “salvar” por segunda vez a todos esos migrantes que han desbordado la capacidad del sistema de asilo y están ahora mismo durmiendo a cero grados en la calle, en Madrid, junto a la puerta del centro de asilo que no puede atenderles.

Porque para todas estas organizaciones sin supuesto ánimo de lucro pero que han privatizado la solidaridad convirtiéndola en un pingüe negocio generosamente subvencionado con dinero público, lo de salvar a gente en el Mediterráneo y contar con un gabinete de comunicación que se encargue de publicitar el gran trabajo que hacen, parece ya, más que una labor humanitaria, un modus operandi para justificar su existencia y el chorro de dinero de todos que nadie discute porque va en la partida de “solidaridad y altruismo”.

Pero una vez que esos carísimos barcos llegan a puerto y los onegetistas han tenido sus quince minutos de gloria en la tele, comienza el auténtico problema para nuestro país y otro más para los rescatados.

Las peticiones de asilo de este año, 95.000, doblan a las de 2018 y nuestro Gobierno en funciones, siempre tan buenista como irresponsable, no pensó en que, antes de dejar los puertos abiertos para desembarcar a todos los migrantes que traían las ONGs, tenía que haber previsto cómo iba a atenderlos. Para el tambaleante Pedro Sánchez, lo importante era aparecer en las noticias como el único generoso y solidario líder europeo que acoge con los brazos abiertos.

Y hasta se desplazó medio Gobierno para “supervisar” operativos de recepción en los varios puertos donde desembarcaron. Y a todos los rescatados, cuyas historias fueron profusamente publicitadas por los numerosos periodistas embarcados en los barcos solidarios, les daban una manta roja al pisar tierra, aunque no hiciera frío.

No obstante ese, abrigo se antoja ahora insuficiente, cuando, llegado el invierno, el frío, que no entiende de solidaridad, se entretiene matando a los más vulnerables.

Al ver en la televisión las colas formadas ante el abarrotado centro de asilo del centro de Madrid, supongo que alguno de los rescatados que aparece en las imágenes con críos envueltos en mantas se preguntará para qué les salvaron de morir en el mar para luego dejarles agonizar en tierra.

Y una cosa es segura, ahora, cuando las luces del escenario se han apagado, ninguna de esas organizaciones mediático-solidarias va a venir al rescate. Ni nadie en funciones va a aparecer “supervisando” ningún operativo, porque no lo hay.

Al menos hasta que alguien muera de frío, que será cuando todos estos pamplinas se rasguen las vestiduras.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Opinión

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.