Opinión

Una máquina de fabricar pobres

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde.

De nuevo, a riesgo de ser condenado a la pira purificadora por los inquisidores de lo políticamente correcto, declaro que me preocupa, en realidad me asusta, que Christine Lagarde haya sido puesta al timón del Banco Central Europeo (BCE).

El hecho de ser mujer en un año en el que serlo está de moda, ha obligado a aplaudir con servil complacencia a la mayor parte de los grandes medios de comunicación nacionales e internacionales, que la han halagado con profusos reportajes en los que, además de alabar su capacidad, la dibujan como una especie de Juana de Arco de la causa feminista.

No obstante, y al margen de su condición sexual y de su indudable capacidad y experiencia para desempeñar el cargo de presidenta del BCE, el currículum de Lagarde vaticina para los que somos simples ciudadanos y ovejas fiscales, una próxima reunión de pastores.

Porque como directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde no destacó por su defensa de los desheredados, ni de las clases medias, sino por imponer, aunque en el Fondo prefieren el verbo “recomendar”, políticas económicas que significan estrangular a la mayoría de los ciudadanos en beneficio de la minoría privilegiada. El mal llamado “rigor” financiero, que se traduce en menos gasto en la gente y más impuestos sobre la gente para pagar rescates a bancos y grandes entidades financieras que terminan malversando en beneficio propio el dinero público que se les entrega gratis con la condición de que se destine a ofrecer crédito al ciudadano.

Con Lagarde, el FMI fue una máquina de crear miseria, de fabricar pobreza y de abandonar a los más débiles a su suerte en los arcenes de esa autopista del pretendido desarrollo en los que ya no caben muchos más cadáveres.

Es cierto que el Fondo no ha ido a peor con Lagarde; antes de su mandato ya ejercía eficazmente como herramienta para empobrecer a los que menos tenían. El convulso Chile de hoy es buena prueba de ello.

También es verdad que, al sustituir a Mario Draghi al frente del BCE, un auténtico trilero financiero como demostró su paso por Goldman Sachs y su papel como asesor a la hora de falsear las cuentas del Gobierno griego de Karamanlis, lo único que están haciendo la banca y los fondos de inversión que gobiernan el mundo es sustituir a un zorro por otro a la hora de cuidar el gallinero.

Por eso, quizá al final los halagadores oficiales tengan razón y hay que aplaudir a Christine Lagarde por llegar a tan destacado cargo siendo mujer. Aparte de este, no encuentro otro motivo para hacerlo.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Opinión

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.