Opinión

La Guardia Civil no es "neutral"

El general Pedro Garrido (d) durante la celebración de la Patrona de la guardia Civil, el pasado miércoles en Barcelona.

Vaya, los Mossos d’Esquadra se han ofendido con el jefe de la Guardia Civil en Cataluña, el general Pedro Garrido, por su discurso durante la celebración del Día del Pilar, y hasta desde la Generalitat han exigido al Gobierno que pida disculpas porque el general defendió la integridad territorial y la labor de la Guardia Civil ante la intentona secesionista.

Como es tradición, el Ejecutivo de Pedro Sánchez reaccionó agachando la cabeza y la muy inepta delegada del Gobierno en Cataluña salió corriendo a pedir disculpas a los mandos de la policía autonómica.

A pesar de la endémica debilidad de los presidentes del Gobierno socialistas y populares ante los catalanes desde la época de Felipe González, hay veces que las estupideces de la Generalitat claman al cielo de tal forma que se va más allá de las veleidades secesionistas para entrar en el terreno de la auténtica majadería. En las últimas cuarenta y ocho horas hay políticos independentistas que hasta se han quejado de que la Guardia Civil se haya expresado abiertamente a favor de la unidad nacional, sin mantener “la neutralidad” y, además, jactándose de perseguir a los presuntos delincuentes para ponerlos ante un juez.

A ver si nos aclaramos: las Fuerzas de Seguridad del Estado no son neutrales, están a favor de España, tienen obligación de defender la integridad territorial y de hacer cumplir el resto de la Constitución y, por descontado, no pueden abstraerse a su obligación de perseguir delitos salvo que pretendan terminar en la cárcel con los independentistas.

Que a los Mossos les moleste el comentario sobre la investigación realizada por la Guardia Civil porque su exjefe está procesado es algo irrelevante, porque una cosa es segura, de haber cumplido con su deber durante la pantomima de referéndum del 1 de octubre, el entonces mayor de los Mossos, seguiría hoy en su puesto.

Qué pena que la policía autonómica catalana no fuese tan puntillosa cuando investigó la explosión en el chalé de Alcanar en 2017, quizá el atentado en Las Ramblas se podría haber evitado. Personalmente siempre he creído que, de tratarse de los artificieros de la Guardia Civil o de la Policía Nacional, con la experiencia que por desgracia han acumulado durante décadas, se habrían dado cuenta de que algo no cuadraba. Aunque ya jamás lo sabremos.

El mismo ministro del Interior, Grande-Marlaska, aquejado también de esa hipersensibilidad hacia el independentismo, salió ayer defendiendo a capa y espada la recíproca colaboración de las fuerzas del orden estatales con las autonómicas. Por suerte me consta que no es así en absoluto y, al igual que la desconfianza hacia la Ertzaintza era total en la época dura de ETA, hoy lo es hacia los Mossos por la sencilla razón de que han demostrado repetidamente que son principalmente una guardia pretoriana de los políticos catalanes independentistas, que no de todos ellos.

Viendo cómo Barcelona se ha convertido en un Beirut en manos de la delincuencia común, parece que lo de hacer de pretorianos deja a los Mossos poco tiempo para proteger a los ciudadanos.

No obstante, hay que reconocer que los políticos secesionistas hacen bien en reírse del Gobierno español, supongo que yo también lo haría si mi adversario demostrase tantísima debilidad y cobardía. Sin embargo, admito que jode que ese continuo pulso a la legalidad constitucional, esa chulería ante las instituciones del Estado y esa manifiesta falta de respeto a la ciudadanía, sean respondidas desde nuestro Gobierno central con tanto servilismo solo por si, tras las próximas elecciones, son necesarios los votos secesionistas para llegar al poder.

Si bien no debemos olvidar que, al abandonar al pusilánime de Pedro Sánchez en manos del voto independentista, Pablo Casado, Albert Rivera, e incluso Santiago Abascal, amenazan la integridad de España tanto o más que cualquier secesionista.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Opinión

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.