Opinión

Un sueño imposible

Alexis Tsipras y Pablo Iglesias.

La mayoría absoluta cosechada en las elecciones griegas por Kyriakos Mitsotakis, del partido conservador Nueva Democracia, pone fin al cuasi revolucionario sueño de Syriza, izquierdistas a la vieja usanza que plantaron cara a la troika y a su receta de recortes a los más débiles para pagar la factura de la crisis.

Pero un sueño al fin y al cabo es un sueño, una fantasía producto de la imaginación que no resiste el asedio de la realidad. Por eso, cuando el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea (CE), expresión genuina de la triste realidad que es hoy el concepto de Europa, se aplicaron para derribar el gobierno de soñadores de Alexis Tsipras, no tuvieron demasiados problemas para lograrlo.

Ha sido un asedio, una simple cuestión de tiempo. La troika tenía recursos y “hombres de negro” de sobra para ir estrechando el cerco a Tsipras, al que su ministro estrella, el de Economía, Yanis Varoufakis, le duró cuatro telediarios.

Bruselas no tardó en darse cuenta de que en ese “no” a la política de ajustes que exigían las autoridades financieras internacionales, el fuerte era Varoufakis y el blando era el primer ministro Tsipras. La ecuación estaba clara, el primero sobraba y el segundo cedía.

El Gobierno y el sueño de Syriza terminó al poco de ganar las elecciones, justo en el momento en que Tsipras agachó la cabeza antes la política de restricciones impuestas por la troika, y si no ha caído antes de terminar la legislatura ha sido únicamente por tranisgir y someterse dócilmente a los deseos de unas instituciones financieras extranjeras que han malvendido buena parte del país, a la vez que empobrecían aún más a la población haciéndole pagar la factura de la crisis.

Crisis creada por la situación económica que consintieron durante años las mismas autoridades financieras internacionales que ahora castigaban a Grecia. Algunos de aquellos inquisidores, que entonces pontificaban desde la troika fueron, de hecho, cooperadores necesarios en el desastre económico griego. Es el caso de Mario Draghi, aún hoy presidente del BCE, que en sus tiempos como vicepresidente europeo del banco Goldman Sachs, asesoró al entonces presidente griego  Kostas Karamanlis para ocultar a los auditores internacionales la magnitud del agujero económico que habían provocado en el país.

En un mundo que pone a los zorros a cuidar del gallinero, que se somete servilmente al aborregamiento y ahoga su impotencia dándole voces al televisor cuando hay un partido de fútbol, el sueño de Syriza no tenía cabida.

Al igual que le sucedió a aquel Podemos nacido del movimiento 15M, solo había dos opciones posibles: luchar y desaparecer, o someterse y sobrevivir. Tanto uno como otro se decantaron por la segunda opción.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.