Opinión

Guerras que no han terminado

Independentistas catalanes en un partido de fútbol e imagen de la guerra en Siria.

En el pasado, antes de que lo digital convirtiera la información en una carrera de velocidad en detrimento de la calidad, cuando los medios de comunicación dejábamos de prestar atención a una noticia era porque el problema se había resuelto o estaba muerto.

Ahora la cosa se ha complicado bastante más y cuando eso sucede y la casi única noticia con la que los telediarios nos machacan todos los días desaparece de las pantallas, lo que hay que hacer es echarse a temblar.

Esto ocurrirá en no demasiado tiempo con el independentismo catalán, sobre el que ya se hacen comentarios como el que hace unos días escuché en un bar, cuando un parroquiano acusaba a otro de ser más aburrido que el juicio del “procés”.

La digitalización de la información ha provocado ese efecto, ha infantilizado a una opinión pública que ya solo quiere titulares en letras grandes y en los pocos caracteres que caben en un mensaje de Twitter. Los medios que castigan a sus lectores con textos donde se juntan demasiadas letras exigiendo un esfuerzo intelectual, son condenados al ostracismo.

Este nuevo niño mimado se informa y come de la igual modo: rápido, barato, prefabricado, sin esfuerzo y con muchas salsas para que lo que traga sepa a algo.

El problema es que lo del independentismo catalán, aunque sea cierto que es un coñazo, no va a desaparecer a pesar de que sí lo haga en las redes sociales. Aún menos, y esto sí es más grave, problemas como el del supuesto final hace unos días de la guerra en Siria e Irak contra el llamado Estado Islámico (ISIS), anunciado por un Donald Trump que ni tan siquiera fue capaz de fingir euforia por la pírrica victoria conseguida.

Y no crean que el asunto catalán es más importante para nosotros solo por proximidad geográfica. Los restos del yihadismo y de su califato nos harán pagar un precio más alto y a más largo plazo.

El presidente norteamericano tenía prisa por declarar una victoria inexistente para poder retirar recursos de aquella guerra que ya no interesa demasiado a un público acostumbrado a la novedad.

El ISIS no ha sido exterminado sino que se ha diluido entre la población civil en un vastísimo territorio que va más allá del comprendido entre el Tigris y el Éufrates, y volverá aparecer utilizando las formas asimétricas de conflicto, permaneciendo y convirtiéndose en un problema estructural para una zona en la sobran, precisamente, problemas.

El secesionismo catalán llevará un proceso similar, pasando, en el futuro y esporádicamente, del letargo a la actividad dependiendo de cuánto apriete Madrid el gaznate de la Generalitat.

En ambos casos ha sido la falta de resolución de los que se proclaman vencedores la que ha creado el problema, aunque ha sido el cambiante y caprichoso desinterés de la opinión pública el que ha provocado, a su vez, esa falta de resolución.

Aunque la inmediatez de las redes sociales intente imponer su imperio, no existe ninguna guerra, en realidad ningún tipo de conflicto, que termine porque deje de salir en el telediario. Es al contrario, dejan de ser noticia porque terminan.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Opinión

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.