Opinión

La Tierra es redonda

Gran idea la de celebrar lo del Día Internacional de la Mujer haciendo una huelga. Con una legislación laboral que, por su irreflexivo proteccionismo convierte a las mujeres en empleados caros, lo que más puede animar al empresario a contratarlas es, sin duda, una huelga. Brillante.

Al igual que pasa siempre con los discursos radicales que han calado en la sociedad, aquí nadie es capaz de decir aquello de que “nos estamos equivocando”. De hacerlo caerían sobre él, o ella, la furia de un feminismo subvencionado que vive muy bien a base de dinero público y, por supuesto, la de unos políticos que carecen del valor necesario para abjurar de esas nueva Inquisición que es la llamada “corrección política”.

Tanto los gobiernos populares como los socialistas han visto que la igualdad manu militari, a golpe de obligar por ley, no está funcionando.

Las cada vez más numerosas imposiciones sobre condiciones laborales, sueldos, cargos en las empresas o en cualquier otra materia que discriminan “positivamente” al sexo femenino, no nos han acercado a una igualdad que no va a existir por el simple hecho de que no somos iguales. No ya entre hombres y mujeres, sino entre individuos, y todos hemos padecido, y muchos también beneficiado, de discriminaciones en las que no ha sido elegido el más idóneo, sino el más influyente por razones ajenas a la preparación o a la capacidad.

Lo cierto es que los gobiernos del PP siempre han sido conscientes de ello, pero carecen del sentido de responsabilidad necesario para ir contra los principios de la nueva Inquisición. Los gobiernos del PSOE, sin embargo, ni tan siquiera lo saben y tanto es así que, al ver que con el despotismo de la ley solo han logrado un ficción de igualdad, ni tan siquiera se han planteado que se puedan estar equivocando y han optado por el principio de extender lo mal hecho a ambos sexos.

Por eso, si la maternidad convierte a la mujer en un empleado potencialmente menos interesante para el empleador, la solución socialista consiste en igualar a los hombres con ellas en lo relativo a los derechos derivados de tener un hijo. En resumen, en desincentivar en la misma medida la posible contratación de la madre y del padre, igualando a ambos en el número de semanas libres para ocuparse del recién nacido.

En un país de autónomos y pymes, todos esos derechos laborales tan aplaudidos de forma irreflexiva por gran parte del electorado, son la mejor forma de destruir empresas, empleo y de generar desigualdad.

Y, como en tantas otras ocasiones en España, nuestro problema es siempre el mismo: nadie quiere ver al rey desnudo.

Aunque hay mucha gente consciente del grado de ridiculez al que está llegando el dogma de la igualdad por razón de sexo en un mundo cada vez más desigual, aún no ha aparecido nadie que sea capaz de contradecir a los inquisidores de la corrección política esgrimiendo lo que es obvio: que la desigualdad no es solo ni principalmente de sexo, sino que alcanza a la Humanidad de forma transversal y al ser humano de modo innato.

No hemos avanzado tanto desde los tiempos en los que defender la redondez del planeta podía llevarte a la hoguera. Pero lo cierto es que, a pesar de todos aquellos que terminaron en la pira “purificadora”, la Tierra sigue siendo redonda.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Opinión

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.