Opinión

Una tumba en La Moncloa

Dado el empeño que ha puesto el Gobierno en sacar el cadáver de Franco del Valle de los Caídos, yo optaría por trasladarlo a las puertas del Congreso o a los jardines de La Moncloa para que diputados y presidentes no olviden lo que sucede cuando no hacen su trabajo.

Y esto viene a cuento por los diferentes éxitos electorales que están cosechando las mal llamadas formaciones “populistas” y de “extrema derecha” que están surgiendo como setas tras la lluvia. Se repiten las noticias sobre el resurgir de partidos a los que se estigmatiza por no seguir los dictados de la corrección política, los medios de comunicación no dejamos de advertir sobre estas nuevas amenazas y los tertulianos realizan profundas disquisiciones sobre los motivos que han conducido al renacimiento de un fenómeno que parecía extinto en Occidente.

Los últimos episodios del resurgir de estos parias de la política han sido la victoria en Brasil de Jair Bolsonaro y el ascenso en intención de voto de Vox en España.

Por supuesto, a la cabeza de esta formación de nuevos extremistas se sitúa Donald Trump, al que los medios de comunicación tienen mucho que agradecerle por los pollos que monta cada vez que abre la boca.

Sin embargo, nadie se hace la gran pregunta, al menos en público. Políticos, periodistas y tertulianos expresan su preocupación y malestar por ese cambio en la tendencia del voto, pero muy pocos son los que se preguntan el por qué y, sobre todo, responden con honestidad a esa pregunta.

Es evidente que, si algo demuestra el vuelco del voto hacia esos nuevos políticos y partidos, es el fracaso de los que están realizando hoy esas funciones.

Bolsonaro ha sido la única respuesta que sus votantes han encontrado a un país que solo se salva de ser un Estado fallido por su potente economía. El presidente electo de Brasil no ganó las elecciones, las perdió el Partido de los Trabajadores a golpe de corrupción e inseguridad ciudadana.

De la misma forma, el repunte de Vox en España es solo un termómetro que sirve para indicar a los políticos que no están haciendo su trabajo.

La debilidad institucional que padece nuestro Estado por la mala gestión del poder realizada tanto por el PP como por el PSOE, la corrupción estructural instalada en la política española y las innumerables muestras de incompetencia de nuestros representantes, conducen inevitablemente a la población a buscar alternativas con la esperanza de que podamos aún encontrar a alguien capaz de hacer el trabajo.

El votante no se hace extremista porque todo va muy bien y la historia nos ha dado un montón de ejemplo de que los regímenes en descomposición son el caldo de cultivo de la radicalización. Antes era a base de golpes de Estado, ahora son los votantes los que asaltan el Palacio de Invierno.

Lo de la tumba de Franco en el Congreso o en La Moncloa ayudaría a nuestros políticos a no olvidar lo que sucede cuando no cumplen.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.