Opinión

Estas cuentas no cuadran

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Mucho me temo que ese esbozo de presupuesto que el Gobierno tiene que presentar en Bruselas antes del día 15 de este mes va a terminar siendo otro cuento fantástico relatado para convencer a votantes y no a las autoridades económicas europeas.

Por las pinceladas que van dando Pedro Sánchez y María Jesús Montero, el proyecto de cuentas públicas tiene tanto futuro como la primera ministra británica de bailarina.

Hasta ahora, todo lo que el presidente del Gobierno ha vendido al electorado sobre los presupuestos de 2019 es de Disney, un “Pedro Sánchez en el país de las maravillas”, en el que el “debe” y el “haber” no cuadran ni por casualidad.

Todo lo anunciado son derechos para el ciudadano, que se traducen en millones de euros, subvenciones, ayudas, más prestaciones y más de todo. Esta misma mañana ha prometido la igualdad en los permisos de maternidad y paternidad, y hablamos de las 16 semanas propuestas por Podemos. Imaginen el pasmo que le habrá dado al pequeño empresario que tiene a un joven matrimonio en plantilla.

Ni una palabra no obstante de cómo piensa financiar esa España paradisíaca a la que nos habríamos apuntado todos hace ya muchos años, cuando aún creíamos en nuestros políticos.

A día de hoy ya nos han trasquilado varias veces en diferentes legislaturas y bajo ambas siglas políticas, por lo que nos provoca cierta congoja el que aparezca otro feriante ofreciendo duros a pesetas. A base de palos, ya hemos aprendido que en esto la política es como internet: cuando es gratis es porque el producto eres tú.

El hecho de que la primera jugada haya consistido en una rebaja simbólica del recibo de la luz y una subida en absoluto simbólica del gasoil, señala con cierta claridad por dónde van a ir los tiros. Y no tiene nada que ver con la contaminación, como aseguró el mismo presidente. Menuda chorrada. Tiene que ver con el hecho de que el diésel es el combustible de la inmensa mayoría de la clase media y baja, es el del autónomo, el de una generalidad de ciudadanos que, por número, tiene mucha más capacidad recaudatoria que los impuestos cosméticos, como el de la subida del de sociedades que aspira a recaudar, como mucho, 450 millones de euros.

Cosmético también como el impuesto a las grandes corporaciones tecnológicas y digitales que se limitarán a trasladar el coste a los precios de sus productos para que terminemos pagando el impuesto los pringados de siempre.

Porque de lo de meterle un gravamen a los bancos, Sánchez ya parece haberse olvidado. Sobre todo desde que la parasitaria banca española le advirtiera de que trasladaría el coste a sus clientes y asunto resuelto.

Estos planteamientos tan irresponsables, perpetrados por alguien que está aferrado al poder como un náufrago solitario asido a un trozo de madera en medio de la tempestad, provocan auténtica intranquilidad.

No es la primera vez que la desesperación de un inquilino de La Moncloa por perpetuarse en el cargo le lleva a prometer imposibles. Al igual que no es la primera vez que nos toca a los ciudadanos pagar la factura del estropicio.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Opinión

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.