Milton

Procesionando bajo la lluvia

Les digo una cosa, siempre que llegan estas fechas, me paso más tiempo mirando al cielo que al suelo, y no solo por mi inenarrable espíritu nazareno sino, además, por el temor a que llueva o a que me escoñe un satélite made in China.

No obstante, como mi devoción no nubla mi inexistente juicio, este año vengo preparado para combatir casi cualquier adversidad climática y traigo propuestas que harán a los tronos prácticamente inexpugnables ante la meteorología. Dará igual que llueva, haga viento o truene, si me hacen caso, esta Semana Santa salen de procesión hasta los Jordis.

Para lo de la lluvia se me han ocurrido dos grandes ideas. Cuando se trate de una ligera llovizna, cualquier hermano cofrade se sube al trono y le coloca a las figuras elegantes gabardinas que llevarán en la espalda el nombre de la empresa o comercio que las patrocina; si los futbolistas pueden hacerlo con sus camisetas y para la gente son casi dioses, pues lo mismo.

Cuando la precipitación se vuelve pertinaz, recurriremos a paraguas de esos que venden los senegaleses en el Paseo Marítimo. Son baratos, duran solo una procesión y si la Guardia Civil se empeña en llevarse a alguien por un delito contra la Propiedad Industrial, se les devuelve el preso liberado y lo dejamos para el año que viene.

Si se trata de una lluvia torrencial, entra en juego mi gran invento: el trono descapotable, con el palio que se pliega y despliega automáticamente desde la parte de atrás; se vayan a creer los alemanes que son los únicos capaces de hacer bugas molones.

Con el viento, casi lo mismo: cerramientos con toldos, como los de los bares. Además de ser de gratis, porque te los pone Cruzcampo o San Miguel con su logo y el nombre de la procesión para que los guiris sepan lo que están viendo.

Lo de la nieve ya es otro cantar porque lo de ponerle esquíes a nazarenos y costaleros podría terminar en tragedia, así que yo creo que en este caso lo mejor es procesionar como en la AP-6, tos quietos paraos y le echamos la culpa al Gobierno por privatizar las autopistas y fastidiarnos la Semana Santa.


Valora este artículo
(0 votos)

Comentarios potenciados por CComment

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.