Milton

Propósitos de Año Nuevo

He comenzado 2018 con una profunda reflexión sobre mi vida, el yo alternativo y mi capacidad de autodisciplina introspectiva para dirigir mi dinámica vital hacia fines más nobles.

Por eso he decidido no volver a salir a la calle ataviado únicamente con la elegante gabardina Buberry’s, mis zapatos de fino tafilete italiano y los calcetines color borgoña para acosar con clase a las valkirias exuberantes.

A partir de ahora lo haré por internet, que está más de moda y cuando te detiene la Guardia Civil resulta como más sofisticado y moderno ser un hacker guarruno que un exhibicionista clásico.

También pretendo dar un giro de 360 grados a la relación con mi sucursal de Abarca y Devora Ltd. Bank. Un círculo perfecto que me situará en el mismo punto, por lo que seguiré pagándoles mal y tarde para que el interventor pueda continuar emboscándose en las inmediaciones de mi domicilio y asestarme dolorosos golpes en las costillas con su astil ergonómico en madera 100% pino rojo. Hay tradiciones que no deben perderse.

Además, cambiaré de teléfono, que ya he estado echando una mirada en la tienda Apple de La Cañada. Mi idea era comprar el iPhone X aunque, al ver el precio, he decido optar por el Samsung Cheyenne 7.0, con su manta y su hatillo de leña verde para hacer señales de humo claras y sin interferencias. Y nunca te quedas sin cobertura. Los Apple tienen mucho diseño pero, a la hora de la verdad, fíjense cómo ganaron los indios a Custer: por las comunicaciones.

Y he decidido también indignarme y ofenderme por cualquier gilipollez que alguien escriba en las redes sociales, es decir por todo. Formaré un colectivo de víctimas agraviadas y pediremos una subvención a la Junta para alcanzar nuestros fines sociales, que serán alternativos y solidarios, con el fin de desviar el dinero a cuentas off shore.

Es cierto que me había planteado defender también lo de la igualdad de género, pero sería deshonesto conmigo mismo y con el exhibicionismo tradicionalista; una cosa es modernizarse y otra olvidar las propias raíces. Lo de los propósitos de Año Nuevo a veces confunde.

 


Valora este artículo
(2 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.