Milton

El dinero hay que saber tenerlo

Me he dado cuenta de que somos pocos los que dominamos el mundo de las finanzas y los que aceptamos lo de ser inmensamente ricos sin ponernos nerviosos, como algo natural.

Porque a los que entendemos de economía no nos pasa como a todos esos políticos o famosos a los que los periodistas les descubren una cuenta en un paraíso fiscal y va el tipo y se pone a temblar para acabar la entrevista de rodillas, agarrado a la pierna del reportero sollozando, “¡no fui yo señoría, no fui yo!”. Mal hecho.

Si a mí llegan los de la tele a decirme que tengo dinero en paraísos fiscales, lo lógico primero es preguntar cuánto tengo. Si la cantidad es considerable, champán para todos y una propinilla para los periodistas por haberme encontrado el dinero, que sabía yo que me lo había dejado en alguna parte, pero con esta cabeza. Cosas de la edad.

Es posible que un juez o un inspector de Hacienda te pregunte de dónde viene ese pastizal. En esos casos, siempre optaría por decir la verdad y si nunca le he preguntado a mis valkirias de dónde vienen a las tantas de la madrugada hartitas de fiesta, tampoco lo hago con mi dinero. Lo importante es mirar hacia delante, sin rencores, y construir un futuro juntos. ¿A que sí?

Además, si a mi me pasara lo de que me descubren dinero en paraísos fiscales, yo no haría como los futbolistas esos que se ponen a devolver lo que trajinaron en impuestos. Hay que mantenerse firmes, como los machotes y hacer una puigdemonada: partir al exilio, como todo buen revolucionario.

Yo me iría con mi pasta a alguna islita del Caribe, que allí te compras un terruño por tres duros, te montas tu propia república y solo convocas a las urnas para elegir de vez en cuando a Miss Caribeña Voluptuosa de la República y a sus damas de honor.

Ahora, mira que exiliarse en Bruselas. ¿A quién se le ocurre? Con lo triste que es aquello. Lógico que la mitad del Govern haya preferido la cárcel. Habértelos llevao al Caribe, a ver cuántos elegían entonces la trena. Carles, que la pela te pierde.

Por eso les digo, que el dinero hay que saber tenerlo. Lo ideales tienen un precio y hay que tener la gallardía de pagarlo. Además un cinco estrellas gran lujo en el Caribe no cuesta lo mismo que uno en Marbella. Y te dan puntos para futuros descuentos.


Valora este artículo
(2 votos)

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.