Milton

Acosado

Ahora que está de moda que las famosas de Hollywood acusen a alguien de acoso sexual, debo confesarles que yo también fui acosado y también quiero salir en la tele contándolo.

Y lo mío no fue como lo de todas esas actrices, que parecen haber sufrido un súbito arrebato de conciencia años después y una vez alcanzada la fama, lo mío es habitual y en el anonimato.

Ha sido así desde mi juventud, cuando salía a dar un paseo cubierto únicamente con mi gabardina Buberry, zapatos de piel con cordones y calcetines burdeos, elegante pero con un toque casual.

Entonces, cuando me cruzaba con un grupo de valkirias, abría la gabardina, no con ánimo guarruno, sino para dejar entrever la conocida marca británica de la prenda y que percibieran que aquí hay clase.

Pues, aunque les cueste creerlo, y aún hoy, la mayoría de las afortunadas me suelta un bolsazo en los piños y me llama pervertido.

El otro día precisamente, mientras corría intentando esquivar los golpes de una señora que me acosaba, le indicaba que se trataba de una Burberry y ella me respondía que no me preocupara, que el paraguas con el que me iba a abrir la cabeza era de Vuitton. Pues miren, hasta eso era mentira, que cuando me lo partió en las costillas yo me di cuenta de que era de los de 20 euros de los senegaleses del paseo marítimo. Como pa fiarte de esa si te dice que te quiere. Arpía acosadora y falsa.

Aunque, para serles sincero, creo que prefiero a las valkirias acosadoras violentas antes que a las brujas que fingen respetar mi derecho a expresarme libremente, cuando en realidad están socavando mi autoestima.

Recuerdo una de las veces, al abrir la elegante prenda ante unas señoras, me pidieron que esperara, rebuscaron en los bolsos y se pusieron las gafas para ver qué les estaba enseñando y luego, entre carcajadas, me ofrecieron cinco euros si nos hacíamos un selfie. Y para mí que eso es mobbing o bullyng o mucha mala leching, que uno también tiene su amor propio.

 


Valora este artículo
(3 votos)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.