Milton

Las cosas del directo

Por fin me han instalado el videoportero y el mismo día que me lo colocaron salí corriendo al portal para hacer los primeros bolos y enseñarles a esos de “La Voz” que algunos preferimos dejar un legado artístico sin sucumbir a la fugacidad del estrellato.

Aún estaban los técnicos conectando los últimos cables cuando yo ya me encontraba en el mismo portal con mi chaqueta de lentejuelas a juego con la pajarita. Son esos momentos de tensión que siempre preceden a la conexión en directo y que solo conocemos aquellos que hemos padecido la inenarrable soledad que invade al auténtico artista en el backstage.

Para mi debut ante los propietarios conectados y habida cuenta de que también eran mis vecinos, había preparado unos temas más íntimos, menos comerciales, más unplugged.

Pulsé los botones de todos los apartamentos y en cuanto empezaron a escucharse por el altavoz las habituales voces de “¿dígame?, ¿quién es?, ¿lo qué? o yo no lo hice señoría” me arranqué por José Luis Perales con aquella de “¿y cómo es él? ¿en qué lugar se enamoró de ti?”. Un tema romántico que llegó inmediatamente al corazón de la audiencia y sembró dudas en las relaciones maritales de parte del vecindario.

Después, sin olvidar a los residentes extranjeros del bloque, les canté mi tema “Boyfriend of the Death”, que es el “Novio de la Muerte” pero en versión cosmopolita.

Y les digo una cosa, aunque no llevé la cabra al plató por si los animalistas me acusaban de algo, estoy seguro de que hubo lágrimas entre la audiencia y seguro que hasta aplausos vehementes. El público nota cuando un artista lo da todo, sobre todo en prime time.


Valora este artículo
(1 Voto)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.