Milton

Fake news

Me han hackeado el correo electrónico. Empecé a sospechar al recibir diariamente decenas de correos en los que me hacían interesantes ofertas para adquirir Biagra; una hasta te permitía participar en el sorteo de una entrada a Disneyland París si comprabas 18 kilos de pastillas.

De cualquier forma intuí rápidamente que se trataba de la misma empresa china que fabricaba los bolsos de Bersace; esos que venden los senegaleses en el Paseo Marítimo. Porque ya saben, lo que pasa con los teclados de los ordenadores: se te estropea la “V” y le montas un estropicio a la Real Academia de la Lengua.

Evidentemente, como yo soy un machote y no necesito nada de nada, supe que se trataba de la típica campaña de desprestigio en la red. Probablemente promovida por María Vanessa, arpía indiscreta. Lo injusta que es la fama: uno tiene un mal día, la tensión, el estrés, el juicio al Procés y lo de que no te nominen a los Oscars y ya, porque un día maté a un perro, me llaman mataperros.

Aun así, no mermó mi autoestima, lo que puedan decir en internet no afecta cuando uno está seguro de sí mismo. Donald Trump y yo sabemos lo que es ser víctimas de las fake news.

De hecho, los infundios y falsedades maquinadas contra mi persona que pretendían mancillar mi honor jamás surtieron efecto y hasta el fabricante de las pastillas, “Bandera a Media Asta Ltd. Company”, se ha ofrecido a esponsorizarme, e incluso me pondría a un community manager para encargarse de mis redes sociales.

Pero que quede claro que eso no significa lo que están pensando, que ahí están los de la Fórmula 1, con las escuderías esas de Rothmans o de Marlboro y eso no significa que los pilotos fumen.

Bueno, a lo mejor un pitillito de vez en cuando, pero ya está.


Valora este artículo
(2 votos)

Comentarios potenciados por CComment

Más en esta sección de Milton

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.