Editorial

...y ahora, ¿qué hacemos?

La verdad es que lo único que le faltaba a la pantomima de consulta popular organizada desde la Tenencia de Alcaldía de San Pedro Alcántara sobre la peatonalización de la avenida Marqués del Duero es esta especie de giro surrealista al estilo Nicolás Maduro.

Porque hay que reconocer que la decisión de Rafael Piña, alcalde paralelo de ese ayuntamiento bis que se ha montado en el núcleo poblacional, de suspender su “referéndum” cuando ya se está celebrando huele raro pues, o bien indica que las opiniones recogidas hasta el momento no se ajustan a los deseos del poder, o bien, de tratarse realmente de un problema de seguridad informática, apunta hacia una manifiesta incompetencia por parte de los dirigentes sampedreños.

Resulta de sentido común que nadie se ponga a celebrar una consulta popular sin haberla organizado previamente, siendo sin duda el primer paso el contar con los medios técnicos necesarios para saber quién tiene derecho a votar y, en segundo lugar, para hacer un recuento fiable de los votos emitidos.

En este nuevo sainete que recuerda el espectáculo ofrecido el 1-O por Puigdemont y los suyos, también se plantean algunas dudas de “legalidad”. Pretender que solo decidan los empadronados en San Pedro Alcántara excluyendo a los residentes no empadronados y a todos los ciudadanos del resto del municipio, resulta manifiestamente discriminatorio, moralmente injusto e institucionalmente desleal hacia Marbella, que sigue siendo un único municipio por mucho que moleste a Rafael Piña.

¿Imaginan hacer la misma consulta sobre Ricardo Soriano y excluir a los empadronados en San Pedro?

Y aún hay otro asunto no menos relevante y que va más allá de las veleidades caudillistas de las que no logra librarse la clase política de este país: gastarse un montón de dinero público en una obra que ha tenido la principal calle de San Pedro empantanada muchísimo tiempo, sin tener ni idea de qué es lo que se está haciendo, apunta a una nivel de torpeza y de irresponsabilidad que asusta.

Si terminada la reforma de la calle, la Tenencia de Alcaldía le tiene que preguntar a la gente “...y ahora, ¿qué hacemos?”, ya se pueden hacer una idea de lo claro que tienen los gobernantes el modelo urbanístico que quieren para San Pedro Alcántara.


Valora este artículo
(0 votos)

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.