Editorial

Para una vez que acertamos

El Grupo de Combate de la USNAVY en el que va integrada la fragata "Méndez Núñez", el pasado día 24 en el Mediterráneo.

Quizá se equivocó en la forma, pero la ministra de Defensa, Margarita Robles, hizo lo correcto al retirar la fragata española del Grupo de Combate 12 de los Estados Unidos. Cuando España se embarcó en esa misión de adiestramiento, nadie dijo nada de ir a echarle un pulso a Irán.

Los medios de comunicación nacionales de tendencia conservadora han criticado la precipitada decisión de la ministra, y probablemente tengan razón los que piensan que la forma no fue la adecuada y que se debió notificar la retirada de la “Méndez Núñez” por vía diplomática antes que por los canales militares.

Sin embargo, teniendo en cuenta que el Grupo de Combate cruzó el Canal de Suez el pasado día 9 y que la fragata recibió hace algo más de 48 horas la orden de abandonar la misión de escolta del portaviones "Abraham Lincoln", todo parece indicar que no había tiempo suficiente para ser diplomático y que, de haber seguido los canales habituales, el Grupo se habría plantado ante las playas iraníes mucho antes de que llegara la orden a la fragata.

La posición europea en relación a la decisión iraní de abandonar algunos aspectos del acuerdo nuclear de 2015 es bastante clara: consideramos que los iraníes han cumplido con lo pactado y que es Estados Unidos el único firmante que, unilateralmente, se ha separado del acuerdo; y lo hizo hace ya un año.

Ha sido la administración de Donald Trump la que lleva ese tiempo empujando a Teherán para que también se retire de lo pactado a base de volver a imponer las sanciones que Obama fue retirando gradualmente. Y es la Casa Blanca la que envía barcos de guerra a Ormuz para provocar a los iraníes, además de filtrar deliberadamente amenazas veladas sobre el envío de 120.000 soldados a la zona.

Margarita Robles actuó con acierto aunque con poco tacto, los plazos no permitían otra cosa. Un buque de guerra español no podía verse involucrado en un posible enfrentamiento armado con un país que, además de no ser nuestro enemigo, es un socio comercial con el que España siempre ha mantenido una beneficiosa relación.

Si Trump quiere seguir con su papel de matón de barrio que lo haga con sus soldados y con sus barcos.


Valora este artículo
(1 Voto)
Más en esta sección de Editorial

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.