Editorial

El peor ciego

Para nuestra clase política, el conocido refrán de “no hay peor ciego que el que no quiere ver” es un mandamiento de cumplimiento estricto, un dogma  que deben honrar evitando siempre emplear el sentido común. Los doce diputados de Vox en Andalucía son la prueba de ello.

Ayer domingo, todas las declaraciones realizadas por los representantes de los cuatro partidos más votados tras conocerse los resultados electorales en Andalucía, tenían algo en común, la negación de la realidad.

Es cierto que los líderes de PP y Ciudadanos, a los que les faltó tiempo para colocarse como presidenciables, pasaron de soslayo por el tema, sin nombrar “a la bicha”, acomplejados aún porque se les califique “de derechas” y aún más porque les acusen de pretender gobernar con la “extrema derecha”.

Desde la izquierda, que por cierto siempre ha aceptado el adjetivo con orgullo, los representantes del PSOE y de Adelante Andalucía siguen sin querer ver que la gente no decide por casualidad y culpaban al ciudadano por votar lo que le daba la gana y no lo que debía.

En todos ellos hubo, hay, el común denominador de su incapacidad para hacer examen de conciencia, para preguntarse por qué y, sobre todo, para aceptar la respuesta: Por su incompetencia.

Si algo demuestran los diputados de Vox es el hartazgo ciudadano, no solo ni principalmente hacia el fracaso del PSOE al frente de la Junta, sino del fracaso de la oligarquía política ante los españoles.

En esta dinámica de invidentes voluntarios y reincidentes ya se lanzó la idea ayer mismo de que los “partidos constitucionalistas” cerrasen filas en bloque para hacer frente a las hordas fascistas que asaltaban las murallas, colocando automáticamente a Vox fuera del orden constitucional porque sí.

Se rasgaban vestiduras pensando en la posibilidad de que la “extrema derecha” pudiese llegar a decidir o a formar parte en un gobierno. Algo que, sin embargo, no parece importar cuando son la “extrema izquierda”, los secesionistas o el brazo político de la banda terrorista ETA los que pinchan y cortan en el Gobierno central.

A pesar de que se nieguen a verlo, la arrogancia e ineptitud de los que se autodenominan “partidos constitucionalistas” ha sido la mejor campaña electoral que podía tener Vox.


Valora este artículo
(0 votos)
Más en esta sección de Editorial

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilización de "cookies"

En general, las cookies son archivos que se guardan en su navegador con diversos propósitos conteniendo parámetros y datos relativos a las webs que visita, pudiendo ser recuperados posteriormente por las mismas en el momento de volverlas a visitar.

Sietediasmarbella.com utiliza estas cookies asociando únicamente el navegador de un ordenador anónimo determinado y no proporcionan ni guardan por sí mismas ningún dato personal.

Sietediasmarbella.com no lee los archivos cookie creados por otros proveedores o sitios web y sólo almacena preferencias relacionadas, por ejemplo, con el navegador, visualización de la web o idioma seleccionado (en su caso), con el único propósito de facilitar la navegación a sus visitantes.

Para su información, el usuario siempre tiene la opción de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies en cada momento, e incluso para impedir el almacenamiento de cookies en su disco duro. Puede consultar la ayuda de la configuración de la privacidad de su navegador para saber cómo hacerlo.

Para utilizar sietediasmarbella.com, no es necesario que el usuario permita la instalación de las cookies, pero ciertas funciones y facilidades podrían no estar disponibles.